FECINEMA. XIII Festival de cinema negre de Manresa

fecinema

FECINEMA
XIII Festival de cinema negre de Manresa.

Un Festival “fantástico”.

La edición de este año del FECINEMA, al igual que muchos eventos de todo el país, no se ha librado de recortes presupuestarios y dificultades económicas. Pero la muestra de cine negro anual que dirige Carlos Ortega, ha sabido superar estos contratiempos con matrícula de honor, sin ninguna duda. La selección de películas que llenaron las diferentes secciones de la programación, a pesar de ser algo más reducida de lo habitual, gozaba de un nivel exquisito realmente. Y una selección abierta a todas las propuestas dentro del género, dando cobertura a todos los continentes y formas, creando así una visión global de lo que se cuece y como va evolucionando todo lo referente a esta especialidad. Tampoco han faltado presentaciones de libros y muchos actos paralelos tan interesantes como lo son las demostraciones a cargo de la policía científica sobre cómo funciona la investigación policial de un crimen, algo que los seguidores de la serie CSI  seguro que disfrutaron.

driveRundskop

Entre la sección oficial de cine negro, que este año arrancaba con La conspiración (2010) de Robert Redford, se pudo ver entre otros excelentes filmes, joyas como la trepidante Drive (2011) de Nicolas Winding Refn, película que probablemente se convierta en un film de culto en breve; La película belga de Michaël R. Roskam, Rundskop (Bullhead, 2011) seleccionada para representar a su país en Los Oscar de Hollywood, la cual se llevó el Plácido de Plata a la mejor película. Y títulos tan sugerentes como, Derniere étage gauche, gauche de Angelo Cianci, London Boulevard de William Monaham, Dernière séanse de Laurent Achard, Cuenta atrás de Fred Cavayé, Miss Bala de Gerardo Naranjo y Route Irish de Ken Loach completaban la sección oficial. Por otra parte se pudo disfrutar de una retrospectiva dedicada a Sidney Lumet, realizador de gran relevancia dentro del género negro y policiaco. La sección Pantalla de actualidad ofrecía Amor bajo el espino blanco (Shan Zha Shu Zhi Lian, 2010), de uno de los realizadores clásicos del actual panorama del cine chino como es Zhang Yimou y uno de los dramas satíricos más optimistas de Aki Kaurismaki en Le Havre (2011).

El Fecinema de este año, ofrecía dos suculentos platos para los amantes del cine fantástico y de terror. Por un lado el espacio Placidoscope, el cual proponía un ciclo totalmente gratuito sobre el cine negro más fantástico. Las películas seleccionadas fueron nada más y nada menos que May, del Lucky Mckee (2002). Surveillance de Jennifer Lynch, película dirigida por la hija del mítico director David Lynch que conquisto el máximo galardón en el festival de Sitges de 2008. La dura y excelente The Children de Tom Shankland, también de 2008, uno de esos títulos que lamentablemente permanecen inéditos en nuestro país. Del mismo año la divertida y gore The Cottage, de Paul Andrew Williams, título totalmente recomendable y a descubrir, donde en clave de humor negro, nos narra la historia de un rocambolesco secuestro que termina de forma sangrienta y terrorífica. De la mano de Rob Zombie, Los renegados del Diablo (The Devil´s Rejects 2005), secuela de lujo de La casa de los 1000 cadáveres. Y cerrando el ciclo, The Midnight Meat Train de Ryuhel Kitamura, basado en una de las historias de los Libros Sangrientos de Clive Barker.

cottagetarde de perros

Y la sección paralela N+F (El negro más fantástico). Como dice Carlos Ortega, director de la muestra:- Nuestra programación cinematográfica es abierta y, creemos que estimulante, dentro de nuestra especialidad que es el cine negro. Cine negro que en ocasiones está lejos de la clásica concepción del género, motivo por el cual este año hemos creado la sección paralela N+F, dando así más cobertura a nuestra especialidad, pero con las puertas abiertas a nuevas expresiones que quieren manifestarse como necesarios complementos del que hoy en día se entiende por cine negro-.  El público del festival pudo disfrutar con Attack the Block (2011), de Joe Cornish. Una divertida y muy gangsta invasión alienígena en un barrio marginal londinense. El monje (Le Moine, Dominik Moll, 2011) co-producción entre Francia y España protagonizada por Vincent Cassel y Sergi López, basada en la novela de Mattew G. Lewis. El coleccionista (The Collector, 2009), de la mano del escritor y guionista de las últimas entregas de Saw, llena de torturas sanguinarias. Y la francesa Premonición (Et Aprés, Gilles Bourdos, 2009) completó esta sección tan fantástica. Pero el fantástico, es rematado en Manresa con la proyección de cortos en formato digital en diferentes locales de la ciudad durante la noche. Y sin olvidar, una de las sesiones más gamberras del festival como es la Sessió golfa, con una película sorpresa. Este año se pudo disfrutar de uno de los títulos del género de moda, los zombies, con Doghouse (Jake West, 2009). Y para presentar la película, como  viene siendo habitual en el FECINEMA, el público puede presenciar el divertido asesinato del crítico valenciano Antonio Busquets.

La clausura del festival, que incluía la proyección de la australiana Asesinos de élite (Killer Elite, 2011), estuvo acompañada de la entrega de los premios de honor a Alex de la Iglesia, quien defendió el efecto terapéutico del cine y la literatura negra y elogió la labor del festival. Y para el actor Sergi López, quien no pudo recoger el premio por motivos laborales y quiso estar presente y mostrar su agradecimiento a través de un video. La entrega del premio Plácido a la película Rundskop y el Plácido al mejor corto para el realizador Galder Gaztelu-Urrutia y su trabajo La casa del lago. El festival cierra con unas cifras muy positivas. Dentro de toda su historia, en esta 13 edición ha batido el record de asistentes con unos 8000 espectadores. En definitiva, FECINEMA es un festival excelente y muy recomendable. Donde prima sobre todo un ambiente sanísimo y muy cinéfilo. Esperemos que siga creciendo y logre superar con éxito cualquier contratiempo que pueda provocar estos tiempos de crisis. Crisis económica, ya que en lo que se refiere a la cultura y la pasión por esta, en citas como la del FECINEMA queda claro que probablemente estos tiempos convulsos abren el apetito de estímulos, experiencias y inquietudes artísticas. Os recomendamos vivir la experiencia del FECINEMA. Un festival grande y fantástico en todos los aspectos!

rebordinos de la iglesa

Crónica: Ramón Ruestes

Deja un comentario