Cobertura Especial Sitges 2011 «Noveno Día De Festival»

Noveno Día De Festival

Se acerca el fín de fiesta del Festival, pero antes, la ya típica jornada zombie invadirá las calles y las salas de proyección. A parte de la Zombie Walk prevista para las 20.30h, que recorerá las calles de Sitges, el día de hoy nos espera la presentación de la zombie movie cubana «Juan de los Muertos», cinta dirigida por Alejandro Brugués quien nos propone una cómica y crítica social con muertos vivientes. Dentro de ‘La Nit + Zombie’ que comenzará a la 1 de la madrugada en El Retiro, podremos ver «DeadHeads», «Exit Humanity» y «World of the Dead: The Zombies Diaries 2». Fuera de la temática zombie, podremos ver la interesante «The Troll Hunter», falso documental dirigido por André Ovredal, y «Monster Brawl» de Jesse T. Cook, que nos introducirá en una rareza que enfrentará a diferentes monstruos como Frankenstein contra el Hombre Lobo. Una jornada para no perdersela!!!

COBERTURA DEL NOVENO DÍA DE FESTIVAL

«El Callejón» (Antonio Trashorras, 2011) por Oscar Navales

Es evidente que El callejón, puesta de largo en el largometraje del crítico de cine Antonio Trashorras, es un film realizado con mucha ilusión y buenas intenciones, aunque, por desgracia, ambos ingredientes por si solos no consigan que la calidad global que arroja la cinta no alcance los mínimos exigibles. En las imágenes de El callejón se percibe claramente, y de forma constante, el esfuerzo de Trashorras por dotar de lógica narrativa – y también expresiva – a la planificación y a las posiciones de cámara que elige en cada secuencia, pues al fin y al cabo el cineasta tiene en mente, por encima de todo, un cierto tipo de cine clásico de terror y suspense. También resulta elogiable su intento de alcanzar durante gran parte del metraje una cierta tensión narrativa a partir, esencialmente, de un espacio (una solitaria lavandería a medianoche) y dos personajes (una chica cubana y un chico colombiano, los dos atractivos, él esperando en la calle para acabar con la vida de ella, objetivo que tan solo la puerta de cristal de la lavandería, cerrada, le impide alcanzar), pero ello no resulta suficiente para contrarrestar la excesiva falsedad de un decorado de estudio que no funciona de ningún modo – y es que nada en él resulta verosímil, ni tan siquiera la tímida manera de mojar las demasiado nuevas baldosas de cartón-piedra de la calle -, ni el poco atractivo juego de iluminación que pretende crear – sin conseguirlo en ningún momento – una atmósfera a lo Mario Bava, ni la poca entidad de unos diálogos que parecen escritos por un adolescente algo ingenuo, sorprendido porque un productor está dispuesto a producirle su primer film de terror, ni los bastante excéntricos y lamentables giros de guión que intentan sorprender al espectador.
El film genera humor involuntariamente, siendo esta la peor respuesta por parte del público que se puede encontrar un realizador, pero también creo que todos estos errores son debidos a la poca experiencia práctica tras las cámaras de Trashorras, quien, a partir de ahora, tan solo podrá madurar en el oficio si consigue rodar con cierta continuidad. Daniel Monzón, su compañero en la revista Fotogramas, ya sabe algo de todo esto, pues le han hecho falta casi diez años y cuatro películas para lograr su cinta más interesante, la aplaudida Celda 211 (2009).
El CallejónEl Callejón
El CallejonEl Callejon

Troll Hunter (Trolljegeren, André Ovredal, 2010) por Oscar Navales 

Tenía cierta curiosidad por ver este film noruego que mezcla aventuras, humor y fantasía, pese a que ya sabía de antemano que en él cobran especial relevancia formal las cámaras de vídeo y también el rodaje cámara en mano, al modo de tantos otros films de temática fantástica realizados en la última década. Si algo me atraía inicialmente en Troll Hunter era el contemplar un despliegue de mitología nórdica, terreno con el que en los últimos años nos estamos familiarizando, gracias a películas como la sueca Déjame entrar (Lat den rätte komma in, 2008) o la finlandesa Rare Exports (Jalmari Helander, 2010), pero en el que todavía quedan muchas cosas por decir.

Evidentemente, los trolls son unas criaturas mucho más genuinamente nórdicas que los vampiros o Papá Noel, y en el film de Ovredal se dan cita varios y diferentes tipos de estos seres. Apenas iniciado el film, la desilusión no tarda en hacer acto de presencia: aunque la cámara en mano resulta algo menos tosca que en obras como El proyecto de la bruja de Blair (The Blair Witch Project, Daniel Myrick y Eduardo Sánchez, 1999) o Paranormal Activity (Oren Peli, 2007), lo cierto es que 1) las imágenes de Ovredal son, por lo general y al igual que en aquellas, de una excesiva simplicidad visual, 2) que en el relato abundan los momentos de relleno (especialmente al principio del la cinta), y 3) que vuelven a repetirse los mismo planteamientos dramáticos, forzados e inverosímiles, que empujan a un personaje a «morir con la cámara puesta»: es decir, pese al peligro de muerte inminente que acecha a los personajes en algunos momentos del film, el responsable de grabar con una cámara de vídeo todos los sucesos que tienen lugar no abandona el uso de la misma ni cuando el riesgo de ser engullido por el monstruo de turno es inminente.

The Troll HunterThe Troll Hunter

Existen momentos divertidos (ver los diversos chistes en torno a la atracción que sienten los trolls hacia el olor de los que profesan una fe cristiana, y el peligro de muerte que esta condición supone para ellos), y algunas secuencias más o menos logradas (la tediosa y cómica espera en un puente, con el cazador profesional de monstruos pretendiendo atraer en plena noche la atención de un troll mediante el olor que desprenden dos cabras y una oveja que no dejan de balar: un secuencia digna de un film de los Monthy Python). Por desgracia, no todo en Troll Hunter es igual de divertido o efectivo.

Existen no pocos chistes fáciles y, sin ir más lejos, las secuencias filmadas con visión nocturna, aparte de devenir tediosas en lo visual, están torpemente solucionadas. Algún que otro momento atractivo no justifican el pequeño prestigio que se ha venido ganando este film en los últimos meses, y dentro de la sección competitiva del festival se encontraban obras muy superiores a esta (Hara-kiri: Death of a Samurai, A Letter to Momo) que hubieran merecido una mayor atención por parte del público asistente a Sitges.


Juan De Los Muertos (Alejandro Brugués, 2011)
por David Solé

Ayer asistimos a la presentación de la ‘zombedy’ cubana «Juan de los Muertos», donde su director, Alejandro Brugués, acompañado de algunos de los actores, dedicó palabras de agradecimientos a todos y cada uno de los miembros del equipo de la película. También agradeció al Festival la acogida recibida, todo ello con su peculiar humor cubano. 

Juan de los MuertosJuan de los Muertos
Juan de los MuertosJuan de los Muertos

Los zombies están tan de moda, que incluso han traspasado las fronteras de Cuba. La zombie movie que firma el realizador Alejandro Brugués, (una propuesta de entrada interesante dada la novedad de su procedéncia), no destaca por la buena interpretación de sus actores, quienes no terminan de convencer (a pesar de contar con unos personajes perfectamente integrados con la historia). Tampoco luce en el apartado técnico, una realización que tambalea, ya que la estructura que debería sostener las bases de una sólida producción, no cuenta con el cuidado y acierto necesario, ni propone un trabajo ambicioso, quedando todo en una película hecha de amigos para amigos.

No obstante, y a pesar de las deficiéncias que quedan latentes desde un inicio, la historia, su localización y las situaciones que nos plantea Brugués, logran el cometido de entretener y divertir al espectador, quizás menos exigente. Diálogos chisposos, que tienen como aliciente la ‘jerga’ típica de la Habana. La crítica social, como era de esperar, tiene su protagonismo desde la comedia y el sarcasmo, con referéncias directas a las relaciones con los ‘yankies’ y autocríticas hacia el pueblo cubano.

El atractivo y lo más destacable del film de Brugués son los personajes, el aire exótico de Cuba, la música que acompaña la cinta y las cómicas situaciones en las que se encuentra el grupo de protagonistas, que va acompañado de un correcto trato del gore. Un gore fresco que entra por los ojos y propone un divertido festín de sangre y muertes.

Juan de los MuertosJuan de los Muertos

Drive (Nicolas Winding Refn, 2011) por Oscar Navales 

De hipnótico, electrizante, y estilizado, muy estilizado, puede calificarse al nuevo film del danés Nicolas Winding Refn, un persuasivo y melancólico thriller romántico en el que su realizador logra armonizar de forma precisa los intermitentes fogonazos de violencia y la sensibilidad dramática que demandan el guión del iraní Hossein Amini – quien adapta a su vez la novela Drive (publicada en España por RBA Publicaciones), del escritor norteamericano de novela negra James Sallis -, y en el que Refn consigue un perfecto equilibrio entre clasicismo y modernidad, sin por ello dejar de apoyarse en una estructura narrativa convencional que el elaborado aparato formal del film trasciende en todo momento. (Leer crítica completa…)

DriveDrive


Más Cobertura del noveno día, próximamente…

Un comentario sobre “Cobertura Especial Sitges 2011 «Noveno Día De Festival»

  • Oscar Aguilera
    el 22 febrero, 2013 a las 19:43
    Permalink

    Magnífica crítica de «El callejón». Tengo la intuición que esta película será recordada con cierto cariño por aquellos amantes de las pelis de serie B españolas. Tiempo al tiempo.

Deja un comentario