Cobertura Especial Sitges 2011 «Primer Día De Festival»

Primer Día De Festival

El gran atractivo del primer día de Festival es sin duda, la presentación de «EVA», una historia futurista de gran atractivo visual. Cine fantástico de amor y de muerte de la mano de Kike Maíllo. Otra de las cintas que se proyectarán hoy jueves día 6, será «Contagion». Último trabajo de Steven Soderbergh, que explorará las consecuencias de un terrible brote viral a nivel mundial, junto a un excelente reparto, Matt Damon, Gwyneth Patrow y Jude Law. La coreana «Haunters», dirigida por Kim Min-suk, pondrá la nota sobrenatural de la jornada, con una historia intensa que va más allá del control de la mente. «Attack the Block» pondrá la diversión y los mostruos alieníigenas del día, una refrescante película de gran éxito en el Reino Unido. «The Caller» de Matthew Parkill, nos introducirá en una intensa trama, donde la protagonista tendrá que sufrir unas siniestras llamadas desde el más allá. Una interesante jornada como apertura del festival.

COBERTURA DEL PRIMER DÍA DE FESTIVAL

El Sol y una buena temperatura nos ha acompañado en ésta primera jornada de festival, en la que por motivos de tiempo, no hemos podido asistir a la proyección de «EVA», película que inauguraba el certamen, y que ya ha comenzado a recibir excelentes críticas. En los próximos días, contaremos con nuestra particular impresión sobre la cinta de Kike Maíllo. Por el mometo, os dejamos algunas instantáneas del Photocall y la rueda de prensa que ha tenido lugar ésta mañana en el Mirador, con la presencia de su director Kike Maíllo y parte del reparto, Marta Etura, Daniel Brühl, Lluis Homar y Claudia Vega.

EVA
EVA
EVA
EVA

EVA (Kike Maíllo, 2011) por David Solé

«EVA» es sin duda, la cinta más representativa del leit motiv del Festival de este año, una cinta que aparte de explorar los avances y nuevas propuestas entorno a la creación de Inteligencia Artificial en su faceta técnica, también se adentra en la relación personal de los humanos con las máquinas, a través de una trama científica, personal y familiar.

El realizador barcelonés Kike Maíllo, nos sorprende en la primera parte de la película, con numerosas y jocosas muestras de su magnífica propuesta, un universo creado a conciencia con el que dibujar un futuro no muy lejano, donde humanos y robots conviven con cierta normalidad. La cinta posee una innovadora fuerza atrayente, reflejada en diferentes secuencias, que sin lugar a duda, servirá de fuente de inspiración para posteriores incursiones en el género.
El problema de la película reside en que a medida que avanza, la trama se involucra demasiado en el drama personal de los protagonistas, buscando un desenlace revelador, que hace que el metraje alargue su duración innecesariamente. No obstante, merece la pena visionar «EVA» para presenciar el fascinante mundo creado por Maíllo; los proyectos, los experimentos, la creación, el fantástico movimiento del ‘gato-robot’ del protagonista, y la entrañable interpretación de Luis Homar, un robot diseñado para hacer de mayordomo.

«EVA» es una notable cinta, con un poder visual gratificante y conmovedor, posee un guión correcto, una ambientación singular y actores notables, salvo excepciones, pero se encuentra con la traba de una parte final que no termina de convencer.

EVAEVA

Countdown to Zero (Lucy Walker, 2010) por Oscar Navales

Aunque habrá quien piense que la presencia de este documental en el marco del Festival de Sitges es una anomalía, lo cierto es que no puede negárseles a los programadores del mismo una cierta coherencia: proyectar este documental pocas horas después del pase de Contagion (Steven Soderbergh, 2011), y precediendo los de 4:44 Last Day on Earth (Abel Ferrara, 2011), Bellflower (Evan Glodell, 2011), o otros films con temática catastrofista y/o apocalíptica que se proyectarán durante los próximos días, deviene sintomático de ese sentir, tan extendido entre la población mundial desde hace varios años, que cree ciegamente en que la llegada del año 2012 significará el fin de la vida en el planeta Tierra: una predicción que algunos iluminados nos venden continuamente con cualquier motivo y que se aprovecha de la ignorancia y el conformismo de la que hacen gala una gran parte de los ciudadanos de este mundo globalizado en el que nos ha tocado vivir.

Countdown to Zero advierte de un peligro bien real y plausible: la carrera que varios países (Rusia, EE.UU, Corea del Norte, Irán, etc.) mantienen desde hace décadas para la consecución de armas nucleares puede acabar provocando, más tarde o más temprano, auténticas desgracias para el ser humano y las naciones. El film de Lucy Walker, que no destaca más allá de su valor informativo, y que muestra una cierta (y negativa) tendencia al énfasis dramático (el uso de ralentis, acompañamiento de algunos instantes con música que pretende descaradamente conmover al espectador, etc.), no debería ser tomado a la ligera en ningún sentido, aunque por momentos a la realizadora le pueda la blandura a la hora de otorgar responsabilidades a Estados Unidos y al Reino Unido (la primera, nada menos que potencia mundial autoerigida en pacificadora del planeta), y en cambio no se quede corta precisamente en la satanización (interesada) de los demás países implicados.

Countdown To ZeroCountdown To Zero

The Caller (Matthew Parkill, 2011) por David Solé
Si juntamos aquella simpática rareza de finales de los ’80 como fue «976 El teléfono del infierno», (primer intento del actor Robert Englund en la realización), con la algo más reciente y convencional «Frequency» (2000) con Dennis Quaid como protagonista, podríamos elaborar un entramado similar al de la cinta que hemos podido ver hoy en el festival llamada «The Caller», de Matthew Parkill. Todas ellas proponen una inesperada comunicación con el más allá, una peligrosa puerta que a la vez que logra ‘acojonarnos’, nos invita a mantener el contacto y conocer su procedéncia, fruto de un morboso instinto interior. Esa es quizás, la fuerza de la historia que nos cuenta Parkill, y que vivirá la protagonista, una mujer divorciada que se muda a vivir a un viejo apartamento, donde comenzará a recibir misteriosas llamadas que poco a poco irán aumentando en intensidad, llegando a convertirse en una obsesión para ella. Pero, ¿que sucede cuando todo traspasa la confusa frontera de la realidad, y se hace cada vez más palpable y amenazante?. «The Caller» es una terrorífica propuesta que gana intensidad pasada su media hora, consiguiendo impregnarnos con un básico aunque efectivo poder visual y narrativo, y de un final interesante.
the Callerthe Caller

Saint (Sint, Dick Maas, 2010) por Oscar Navales

Curioso es el caso de Dick Maas, realizador holandés que gozó de cierto renombre entre los aficionados al cine fantástico allá por la década de los ochenta, gracias principalmente a dos películas de terror, El ascensor (De lift, 1983) y Amsterdamned: Misterio en los canales (Amsterdamned, 1988), que eran simplemente correctas y en absoluto brillantes, pero sin duda alguna preferibles a este Saint que nos hace llegar ahora, un slasher para adolescentes que erige a San Nicolás en una especie de psycho-killer de ultratumba, al modo de los populares Freddy Krueger, Leatherface, Jason Voorhees o el Creeper de Jeepers Creepers. Maas se muestra más preocupado en todo momento de imitar a (y en estar a la altura de) los films norteamericanos que han dado renombre al género, que no de conseguir un film mínimamente estimable. Ni los chistes hacen gracia, ni los efectos digitales resultan en muchos momentos aceptables, ni el guión tiene la más mínima entidad. En este sentido, uno apenas duda de que en el marco del Festival de Sitges 2011, las películas comerciales de género fantástico obra de cineastas españoles, como Eva (Kike Maíllo), Mientras duermes (Jaume Balagueró) o Intruders (Juan Carlos Fresnadillo) estarán debidamente por encima en resultados artísticos de este film holandés que pisa un terreno similar: el del cine de terror «a la americana».

SintSint

Attack The Block (Joe Cornish, 2011) Por Daniel Espinosa

Joe Cornish debuta en la gran pantalla con Attack the block, una historia de acción en la que también tiene cabida (y en grandes proporciones aunque sin llegar a sobreexplotarlo) el humor; no es que un exceso del mismo fuera imprudente (de hecho Zombies Party, que comparte productores con ésta, se caracteriza por ello y fue un éxito rotundo), pero en todo caso se agradece el tono de relativa seriedad que la cinta mantiene, presentándonos una trama tan humana (las pandillas callejeras, unas figuras que están a la orden del día) como fantástica (por la parte que toca a la invasión alienígena, en torno a la cual gira el filme desde el primer instante). (Leer crítica completa…)

Attack The BlockAttack The Block

Attack the Block (Joe Cornish, 2011) por Oscar Navales 

El debut en la dirección del británico Joe Cornish es el clásico film que a su paso por el Festival de Sitges genera la adhesión inmediata y se gana las simpatías incondicionales de una gran parte de sus espectadores, pues es puro cine de evasión, simpático, gamberro, desprejuiciado, entretenido, y en realidad y pese a las apariencias (que ya se sabe, engañan) tan poco peligroso como un yo-yo. Socarrona y apropiadamente definida por Cornish como una mezcla ideal entre Super 8 (J. J. Abrams, 2011) y 8 millas (Curtis Hanson, 2002) – lo que daría como resultado Super 8 millas – el film narra como un grupo de raperos adolescentes aficionados a los porros, encabezados por Moses (John Boyega), se convierten en la única esperanza de la ciudad en la que viven para plantar cara a la delirante invasión de unas criaturas enormes y peludas, parecidas a los Critters, que parecen querer apoderarse de todo. Attak the block es puro cine de entretenimiento, que uno disfruta sin tapujos si se deja llevar, pero su construcción narrativa y visual – poco pretenciosa, es cierto, pero también poco relevante – apenas resistiría la comparación con la desplegada en el mismo marco del Festival por realizadores como Takashi Miike (Hara-Kiri: Death of a Samurai), Francis Ford Coppola (Twixt) o, por encima de todos ellos, el deslumbrante Béla Tarr de The Turin Horse. Merece destacarse, eso sí, la presencia que tienen en pantalla alguno jóvenes actores de Attack the Block, pero especialmente la del joven actor que interpreta a Moses, un tal John Boyega que parece una versión adolescente de Denzel Washington.

Essential Killing (Jerzy Skolimowski, 2010) por Oscar Navales 

La proyección en el festival del más reciente film dirigido por el realizador polaco Jerzy Skolimowski, dentro de la sección Sitges Clàssics, es una de las citas ineludibles de todo el certamen aunque esté destinada a pasar completamente desapercibida. Más cercana por su carácter abstracto y minimalista a los primeros films de Skolimowski (Walkower, Rysopis, Barrera) que a obras como El año de las lluvias torrenciales, este Essential Killing destaca por el esfuerzo que el realizador pone en narrar con ausencia casi total de diálogos, y apoyándose sobre todo en imágenes elocuentes, la pequeña odisea que vive un talibán que huye del acecho de varios soldados norteamericanos. Vincent Gallo resulta apropiado para encarnar al protagonista del film, pues como ya demostró en Tetro (Francis Ford Coppola, 2009) es capaz de dar entidad a sus personajes mediante las miradas, los silencios y los gestos.
El desorientador paisaje nevado que sirve de escenario a las desventuras del personaje contribuye a crear una atmósfera irreal y simbólica, en la que todo es posible con tal de sobrevivir: desde alimentarse con hormigas hasta mamar del pecho de una campesina. Una interesante película de un realizador que tan solo ha rodado dos películas en veinte años (la otra es Cuatro noches con Anna, rodada en 2008), y que difícilmente será estrenada en salas comerciales tras su paso por Sitges.

Essential killingEssential killing

Más sobre la cobertura del primer día, próximamente…

Deja un comentario