NOCTURNA 2019. CRÓNICA DEL FESTIVAL

Por Hugo González.

Hace apenas unos días dio por finalizada la VII edición del Festival Nocturna en Madrid, con una amplia programación de películas y cortometrajes durante los días 22 y 26 de octubre en los Cinesa Proyecciones de Madrid, la Sala Berlanga y el Fórum Fnac.


Una edición que se consagra como una de las mejores hasta el momento.

Este año hemos tenido el privilegio de homenajear la carrera de un director talentoso, y uno de los maestros del terror, Alex Proyas, quién recibió el premio “Maestro del Fantástico” en la gala de inauguración. Una gala repleta de homenajes, donde además se rindió culto a la figura del maestro Chicho Ibáñez Serrador con la presencia de su hijo, Alejando Ibáñez y su opera prima con “Urubú”.

“Tomás, un fotógrafo y ornitólogo venido a menos, intenta relanzar su carrera viajando a un remoto lugar de la selva amazónica para fotografiar al urubú albino, un extraño pájaro del que no hay registro en libertad. Hasta allí arrastra a su familia: Eva, su mujer, con una relación rota, trata de recuperar al hombre del que se enamoró. Y su hija Andrea, una adolescente, absorbida por las nuevas tecnologías.” 

Este largometraje, sirve para homenajear a una de las películas clásicas de su padre “¿Quién puede matar a un niño?”, que parte de una premisa muy prometedora, rodada en su mayor parte en la selva amazónica brasileña con un pulso muy interesante pero que tiene un metraje excesivo.


En su primera jornada, destacar la película “1BR”, del director David Marmor, un thriller bastante solido con grandes interpretaciones y con giros de guion que no paran de sorprender al espectador. Sin duda una de mis películas favoritas del festival.

“Tras dejar atrás un doloroso pasado en el que luchó por tratar de cumplir sus sueños, Sarah se instala en el apartamento de Hollywood perfecto. Sin embargo, algo no cuadra. Incapaz de dormir, una serie de extraños sonidos la atormentan por la noche. Pronto comienza a recibir amenazas por escrito de procedencia desconocida, lo que le lleva a sumirse en una depresión. Cuando descubre cuál es la verdad que se esconde tras estos acontecimientos, ya es demasiado tarde. Sólo le queda una posibilidad: luchar para mantener la cordura… o perderse para siempre en un infierno existencial.”

Todos los asistentes a esta edición del festival, pudieron disfrutar de un ciclo de películas del director Alex Proyas, a destacar “El Cuervo” con un posterior Q&A con el director, y la proyección de “Señales del Futuro”. Además, se ha podido disfrutar del ciclo de “Historias para no dormir” serie de Tv que empezó a emitirse en 1966 del gran Narciso Ibáñez Serrador, con la proyección de varias de sus capítulos de “La Culpa”, “El Muñeco”, “La Zarpa” o “El Fin empezó ayer”, todas ellas dentro de la programación de la fundación Sgae en la sala Berlanga.

Otra de las películas a destacar en esta edición es “Amigo”, una película de El Ojo Mecánico, dirigida por Oscar Martín y protagonizada por Javier Botet y David Pareja.

“Tras un grave accidente, David decide acoger y cuidar en su casa a su mejor amigo, Javi. Sin embargo, las rencillas entre ambos no tardarán en aflorar poniendo en evi­dencia una relación envenenada y homicida, más cercana a la locura que a la amistad que aparentan mantener.”

Una película hecha con mucho amor y un regalo para todos los espectadores. Es agobiante, perturbadora y seductora, con una gran dirección y una dupla de actores que harán las delicias de cualquier espectador. Un regalo de este festival que además cosecho tres premios: “Paul Naschy” a Mejor Película, Mejor director y Mejor actor (David Pareja).

Mención especial a otra de las películas más aclamadas del festival “A Night Of Horror: Nightmare Radio” dentro de la sección Dark Visions, de los hermanos Onetti y producido por Black Mandala. Una antología de terror que cuenta con ocho de los mejores cortometrajes producidos en los últimos años y una peculiaridad: un locutor de radio, Rod, que va hilando las historias de dichos cortometrajes.

Una película muy entretenida, que ofrece al espectador todo un abanico de miedos para disfrutar de una proyección nocturna.

También destacar, dentro de la sección oficial, la película de Dinamarca “Finale” de Søren Juul Petersen, un thriller macabro, sin mucha novedad en sus formas, pero que cumple su función y entretiene en bastantes momentos. Con una buena dirección, puesta en escena y un buen reparto.

“Durante la noche de la mayor final deportiva del año, dos jóvenes que trabajan en una estación de servicio  comienzan a experimentar incidentes extraños. ¿Son sólo bromas macabras o por el contrario existe algo más oscuro y brutal?”


 


Y por fin, pudimos ver la película documental “Memory: The Origins of Alien”, del director Alexandre O. Philippe, el mismo responsable de la increíble “78/52 la escena que cambio el cine”. Aquí vuelve a usar su mirada para desenterrar los mitos de una de las obras maestras del cine. Cuenta muchas curiosidades que ya se sabían, pero después del visionado, te deja el mejor de los posos posibles, la ganas de volver a ver la película una vez más. Sin duda es su carta de amor a una de las figuras más importantes del cine fantástico.

Otra de las películas triunfadoras del festival fue “Little Monsters”, una película australiana de Abe Forsythe, con Lupita Nyong´o como protagonista de esta comedia negra de zombies.

“Un músico fracasado, Dave, se une a la profesora infantil Miss Caroline y a una celebridad para los niños, Teddy McGiggle, para intentar proteger a los pequeños estudiantes de un repentino brote de muertos vivientes.”

La película ofrece una dosis de humor que harán las delicias del espectador. Entretenida, sin pelos en la lengua y con un guion muy sólido y sorprendente. Parece una película de zombies más, pero a cada minuto ofrece novedades. Tiene una puesta de escena y una dirección sobresaliente, y gran variedad de gags, sustos y muertes.

Y se cerró esta séptima edición del festival con una de las películas más aclamadas este año, “Vivarium”. Una película de Lorcan Finnegan, responsable de títulos como “Without Name” y con Imogen Poots y Jesse Eisenberg, como protagonistas.

“Una pareja que busca el hogar perfecto se encuentra atrapada en un misterioso barrio de casas idénticas, parecido a un laberinto.”

Nos relata una historia aterradora, conmovedora sobre el matrimonio y la rutina. Un retrato muy siniestro de una realidad muy palpable últimamente, que más puede estar cercano a un capítulo de Black Mirror que a un largometraje. Pero la dirección y la puesta en escena son muy brillantes y son de esas películas que atrapan a más de un visionado.


Con esta última reseña, cerramos nuestra aventura en esta VII edición del Nocturna Madrid.

Una edición muy sorprendente, por su amplio abanico de películas y cortometrajes, por su apuesta al cine nacional y por el cariño y la búsqueda de cantera en nuestro país. Algo que desde la dirección del festival se han grabado a fuego y cada año su apuesta así lo refleja.

Larga vida al Nocturna!


 

Deja un comentario