[REC]4 centrará todas las miradas del 1er día – Cobertura Sitges 2014 –

Arranca la 47 edición del Festival de Sitges, y eso es sinónimo de diversión, expectación y grandes películas, y de una agenda apretadísima que desde el primer día hay que cuadrar bien. El primer día de festival, una cinta eclipsará al resto sin lugar a dudas. «[REC]4» inaugurará el festival a lo grande, con una de las mejores aperturas de los últimos años. Y es que ésta última entrega de la franquicia iniciada por Jaume Balagueró y Paco Plaza, en 2007, promete recuperar el terror más puro, y terminar la saga desvelando todas las incógnitas que ha ido planteando la historia. Pero no solo de [REC]4 vive el fan de Sitges,  y otras películas llaman nuestra atención. «The Babadook» de Jennifer Kent, por ejemplo, es una historia de terror muy interesante, que a través del miedo infantil al hombre del saco, intentará devolvernos a las pesadillas de nuestra infancia. Las posesiones con un aire clásico y muy cuidado, se nos presentará en «The Quiet Ones» de John Pogue, que llega de la mano de la revivida Hammer Films. Otra de las películas esperadas de la jornada, es «Under the skin», cinta dirigida por Jonathan Glazer y protagonizada por Scarlett Johanson, que nos trasportará por un relato hipnótico, oscuro y reflexivo, que dará mucho de que hablar. Por otro lado, tenemos «Cub» de Jonas Govaerts, un cuento terrorífico entre boyscouts y asesinos en serie en plena naturaleza, que puede guardar ciertas sorpresas. Como también lo puede hacer «Wolfcop», una historia que de buen seguro nos brindará risas y acción a partes iguales. Y como no, la maratón «Japan Madness» con cintas como «Gun Woman» o «Torture Club», que seguro que levantan el ánimo de los asistentes. Sin olvidarnos de la sección Brigadoon, donde nos espera el estreno de «Megamuerte», una gamberrada de la mano de Jordi Oskura Najera. Queda inaugurada una nueva e intensa edición.

 

COBERTURA DEL PRIMER DÍA DE FESTIVAL

 

[REC]4 Decepcionante y emocionante a partes iguales (Por David Solé)

Una vez instalados en Sitges, la misión era acudir al pase de prensa de [REC]4, que con media hora de retraso, daba comienzo a las 11:45h de la mañana. Jaume Balagueró da comienzo a éste final de la saga, situándonos donde lo dejaba la segunda entrega. En el mítico edificio veremos el resurgir de Ángela Vidal, reportera que vio la epidemia en primera persona, que por momentos, nos devuelve a aquel emblemático personaje que nos guió en las dos primeras partes de la historia. Pero su personaje, sufre la espera en el banquillo durante casi toda la película, y pasa a un segundo plano poco esperado por el espectador, y no tanto por su ausencia, sino por la falta de otro personaje que diera alas a la película. Ningún personaje destaca en especial, y las interpretaciones no terminan de alcanzar lo esperado. A pesar de éste punto negativo, cuando el guión permite a Ángela ser la protagonista, cumple con creces, recuperando tanto el rol de heroína como la gran importancia en la historia y en el desenlace final. Guardando las distancias, Manuela Velasco se convierte en nuestra Sigourney Weaver, quien cambia el Nostromo por un barco de carga, donde deberá luchar contra un mal descontrolado.

Los 30 minutos finales, precisamente cuando este personaje hace presencia de verdad, son los que más brillan y mejores sensaciones nos dejan, ya que los primeros instantes de metraje son guiados por unos personajes con poca fuerza y relevancia, y nos mantienen esperando emociones fuertes durante largo tiempo. Cuando se desata nuevamente la infección que supuestamente estaba controlada, Balagueró saca sus armas, y aprovecha con gran acierto el escenario donde transcurre la acción, sacándole buen partido a los estrechos pasillos y los oscuros rincones, que logran esa claustrofóbica sensación que tan bien le viene a la película. Por otro lado, y aunque no son muchas, la cinta deja algunas secuencias para el recuerdo, con persecuciones, peleas y violentas muertes que llenan la pantalla de la sangre necesaria para no salir del todo decepcionado.

En el aspecto técnico es remarcable su fotografía y una cuidada puesta en escena, que deja claras las intenciones y la calidad de la producción, algo que desentona con unos extraños movimientos de cámara, que sin venir a cuento, no permiten ver ni disfrutar con claridad algunas secuencias de acción.

En definitiva, [REC]4 abre y cierra con grandes logros, pero por el camino se olvidan las enormes virtudes de una saga tan exitosa como ésta.

 

The Babadook” Una pesadilla tensa y atmosférica (Por David Solé)

Tras reflexionar sobre los fallos y los aciertos de “[REC]4”, llegaba una agradable sorpresa procedente de Australia. Con mucho tramo aún por recorrer, puedo asegurar que “The Babadook” será sin lugar a dudas una de las grandes películas del festival, ya que reúne todos los ingredientes necesarios para ello. Una atmósfera inquietante, gran tensión, momentos de auténtico terror, y unos personajes que traspasan la pantalla para fusionarse con el espectador. Una cinta de género puro que se percibe en cada fotograma, con una gran dirección a cargo de Jennifer Kent y una fotografía perfecta y perturbadora. La cinta está basada en el cortometrjae “Monster” de la propia directora.

Las grandes interpretaciones de los actores principales, hacen que te metas en la historia desde el primer momento. Una madre cada vez más desquiciada (Essie Davis) y su traumatizado hijo (Noah Wiseman), crean una simbiosis palpable en la historia, dando como resultado, un entramado dramático y terrorífico en el que te sientes tremendamente participe. Tanto uno como el otro, aportan a la película una desquiciante tensión con sus interpretaciones, que se fusiona a la perfección con el terror que posee la cinta, que llega de la mano del personaje de Mr. Babadook, una tenebrosa escenificación del miedo de nuestra infancia.

El intenso terror psicológico se adueña de los personajes, que entran en una terrible pesadilla contagiosa de la que les es imposible escapar. Un perverso cuento del hombre del saco que juega a desmoronar la frágil mente de una familia dañada por el pasado, que lucha sin apenas fuerzas por cambiar la situación.

Una excelente atmósfera, hacen de “The Babadook” una propuesta ineludible para los amantes del buen terror, a pesar de su ritmo lento y de alargarse un poco al final.

 

Cub. Perturbador slasher con un contundente final (por Gorka moreno)

“A los 12 años, Sam ve cómo sus compañeros de campamento desconfían de él. Un día, descubre una extraña cada en un árbol, donde encuentra a un misterioso niño salvaje, Cuando Sam intente advertir a sus compañeros, estos le ignorarán, cometiendo un terrible error, pues el niño salvaje es el ayudante de un psicópata que tiene previsto terminar con los pequeños scouts, uno a uno”.

Jonas Govaerts, es otro de los muchos debutantes que nos trae el festival de Sitges año tras año. El director belga nos regala una película de género emocionante, si bien es cierto que puede resultar un poco descompensada. A pesar de ello lo cierto es que Jonas sale muy bien parado con su obra en la que logra crear una atmósfera perturbadora y mantener la tensión hasta el final, recreando un tercer acto notable, dándonos de esta manera un slasher bastante correcto.

Uno de los puntos débiles del film es sin duda el primer tramo de la historia, tardan demasiado en sucederse los acontecimientos lo que a la postre, y a pesar de su contundente tramo final, es comprensible que al espectador le pueda saber a poco e incluso esperar que se ahonde más en la mitología que plantea la historia, por la cual, el guión pasa de refilón.

En definitiva, Cub no pasara a la historia del cine pero hará pasar un buen rato a los amantes del género.

Lo mejor: su tramo final.

Lo peor: un inicio demasiado lento. 

Deja un comentario