Artículo. «Niños Asesinos en la Gran Pantalla»

Nadie se imaginaría jamás que ellos fueran los responsables de ninguna masacre. No obstante, lo han sido de unas cuantas, las cuales repasaremos en este artículo. Veremos a muchos y diferentes diablillos que han aterrorizado al respetable desde la gran pantalla. Y es que al provenir el mal desde algo tan angelical e inocente como puede ser un niño, la cosa suele  ponerse más interesante. Y hablando de diablos, veamos como Satán ha hecho de las suyas a través de algunos niños.

Empezaremos con una de las más grandes y memorables como fue El Exorcista (William Friedkin, 1973). La víctima, una dulce muchachita llamada Reagan MacNeil de doce años de edad interpretada por Linda Blair. Interpretación del todo admirable, teniendo en cuenta el infierno que pasó con el duro rodaje (se cuenta que el director William Friedkin, hizo sufrir a todo el elenco para así conseguir un excelente realismo, imprescindible para el resultado final de la película). El que quiso llevar la novela a la gran pantalla fue el propio escritor de ésta, William Peter Blatty. Blatty se inspiró en un suceso real de los años cuarenta. La historia ya la conoce todo el mundo: Una jovencita cae enferma y su madre no logra encontrar la solución en la medicina, por lo que en un momento de desesperación recurre a la iglesia. Estos últimos, creen que el caso merece un exorcismo ¡Y vaya exorcismo! Los efectos especiales de Dick Smith revolucionaron el cine de terror a partir de El exorcista. El film no solo engendró mil y una versiones y plagios, sino que lo más importante fue que se tomo como ejemplo su estructura, su dureza y su festival de efectos impactantes en muchas películas en los setenta. Se estrenó en el 1973, llegando a las pantallas españolas dos años después. Exceptuando el Festival de cine fantástico de Sitges, donde proyectaron la película sin la aprobación de los censores franquistas a riesgo de que en cualquier momento irrumpiera la guardia civil en el teatro Retiro. (Leer artículo completo…)

Deja un comentario