Un año más el Festival de Sitges llega a su fin. Ha habido varias películas a destacar pero de todas ellas me gustaría hacer mención especial a “Big Bad Wolves”. Ganadora del galardón a la mejor dirección en la sección oficial del festival.  Este filme dirigido por dos jóvenes Israelíes, Navot Papushado y Aharon Keshales, que son alumno y profesor, ha sido una de las grandes sorpresas, catalogada por Quentin Tarantino como la mejor película del 2013.

“Una serie de brutales asesinatos ponen en rumbo de colisión la vida de tres hombres: el padre de la  última víctima, sediento de venganza; un justiciero detective de policía que opera en los límites de la ley; y el principal sospechoso de los homicidios, un profesor arrestado y luego liberado debido a  una negligencia policial”.

El argumento no es nada original, como ya he dicho más de una vez, posiblemente ya este todo inventado y contado en el cine, a partir de aquí todo depende de cómo se narre y las cuestiones que te plantee la película. Es la segunda ocasión con la que estos dos jóvenes realizadores acuden al festival, la anterior vez fue con su ópera prima “Rabies”. Su segundo trabajo es un thriller de venganza, en el que mediante unos diálogos cínicos y muy inteligentes en los que se arremete contra todos los estamentos de manera impecable. (Leer crítica completa…)

Etiquetas: , , , , ,