Creep. Un divertido, extrano y perverso found footage (Sitges 2014)

Como nos recordaba el presentador de la sesión en el Retiro, ya han pasado 15 años del estreno de “The Blair Witch Project”, una cinta que abría nuevos horizontes y nuevas maneras de ver y hacer cine, que demostraba, que era posible hacer películas con poco dinero y mucho entusiasmo, y de enfocar las historias desde un punto de vista más real o en primera persona. Desde entonces, estilos cinematográficos como los ‘falsos documentales’, ‘mockumentaris’, ‘cámara en mano’ o los ‘found footage’, daban un nuevo sentido al cine y comenzaban a llegar numerosas cintas que utilizaban éstos formatos para contarnos historias más o menos interesantes. Desde entonces, hemos visto cintas como “Cloverfield”, “Paranormal Activity”, “Aflicted”, o la saga de “V/H/S”, cada cual con su cometido y con resultados diferentes.

Entorno a ello, este año ha llegado a Sitges “Creep”, una propuesta extraña y original, que en sus primeros minutos puede resultar algo aburrida, monótona o forzada, pero que a través de un guión semiimprovisado, irónico y malintencionado, poco a poco va mutando en una entretenida cinta de ambiente oscuro y macabro de resultados más que interesantes. El encargado de llevar a cabo este proyecto, es Patrick Brice, quien también interpreta junto a Mark Duplass, está alocada comedia de tintes perversos, que desde un serial killer camuflado, tiene el poder de coger por sorpresa al espectador en varios momentos, con inquietantes giros en su entramado.

Josef, un tipo que sufre un tumor cerebral irreversible, publica un anuncio en el periódico prometiendo 1000 dólares por una simple jornada de rodaje. Su intención es grabarse en una jornada cotidiana que sirva de retrato filmado para su hijo, a quien no llegará a conocer. A este anuncio responde Aaron, un joven necesitado de dinero rápido. La relación que nace entre ambos personajes es el centro de todo, una situación dramática y extraña que pronto será objeto de juegos y bromas entre los personajes, que desembocará en una terrible obsesión que esconde un demencial propósito, para culminar con un final descojonante e impactante.

Un guión descerebrado, el notable trabajo en la libre dirección, y un montaje necesariamente extraño, componen este peculiar ‘found footage’ de humor negro, cachondo y perverso al mismo tiempo.

Deja un comentario