Crítica. «Lucy» (Luc Besson, 2014)

El realizador francés Luc Besson, saca de su chistera un producto emocionante, ingenioso y trepidante, que sabe como atrapar al espectador con fuegos de artificio de primer nivel, una trama más que interesante y una heroína de poderes aplastantes frente a cámara, una Scarlett Johansson que adopta un roll similar al de Anne Parillaud en “Nikita, dura de matar” (L. Besson, 1990), pero con un cometido un tanto diferente. Johansson se mete en el papel de Lucy sin problemas, y con una interpretación más lúcida que en “Under the Skin” (Jonathan Glazer, 2013), se hace dueña de nuestro interés.

“Lucy”, intenta ser correcta del lado científico a través de ilustradas clases magistrales sobre lo insignificante que es la raza humana, ofreciendo una hipotética historia de ciencia ficción que en momentos se descontrola, para sumergirnos en un alucinante viaje a través de la mente, aderezado con genial fantasía y LSD. Una acción desmedida pero de resultados sorprendentes, que Besson, logra gracias a un ejercicio visual precursor en su planteamiento, que explota de manera atrevida las cualidades de un guión que le permite dejar volar su imaginación. (Leer crítica completa…)

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario