Crítica. Memorias de un Zombie Adolescente (Jonathan Levine, 2013)

El joven realizador Jonathan Levine es el responsable de llevar a la gran pantalla, la nada sorprendente vuelta de tuerca al tema de amoríos adolescentes entre Bellas y Monstruos. Y en este caso, el romance crepuscular se ubica en una plaga zombie.

La cosa, en esta ocasión, no termina siendo un producto único y exclusivamente para degustadoras femeninas de novelas de vampiros románticos.  Por lo menos, la primera parte del film arranca con un acertado monólogo interior de nuestro muerto viviente protagonista. Nos muestra su día a día dando tumbos por la terminal de un aeropuerto invadido por sus semejantes. Muy a lo Romero, todo hay que decirlo. Aunque “Memorias de un zombie adolescente” decide contentar a todos los fans dividiendo los caminantes en tres grupos: Unos recién muertos veloces, otros más lentos y torpes, y los interesantes “huesudos”, unos muertos vivientes ya solo con  piel y huesos, nada amigables. (Leer crítica completa…)

Deja un comentario