CRÍTICA. OBLIVION (JOSEPH KOSINSKI, 2013)

Aunque Joseph Kosinski dirigió primero la excelente “Tron: Legacy”, lo cierto es que su proyecto inicial para debutar como realizador fue “Oblivion” (escribió doce páginas de argumento en 2005). Ahora, con “Oblivion” (2013) los fans del director tienen ocasión de regocijarse en otro estallido de estilizada puesta en escena con un reparto de estrellas como Tom Cruise y Morgan Freeman, secundados por Olga Kurylenko y Melissa Leo. El primero, Cruise, vuelve a la ciencia ficción después de “Minority Report” (2002) y “La guerra de los mundos” (2005), ambas de Steven Spielberg.

Esta cinta de ciencia ficción nos lleva al año 2077, seis décadas después de una invasión extraterrestre llamados Scavs. La Tierra ya no es lo que era. Ahora es un planeta desolado tras una incesante guerra entre humanos y aliens, que los primeros ganaron pero a un alto precio. Jack Harper (Tom Cruise) es un ex marine que se encarga de supervisar las reparaciones que tienen lugar en la Tierra, en su afán por mantenerlo todo más o menos como era antes, y forma parte de un equipo que trata de extraer los mayores recursos posibles del subsuelo y el medio ambiente. La misión de Jack está a punto de terminar, y una vez concluida, podrá por fin alojarse en una colonia lunar donde residen los supervivientes de la Tierra. Pero la súbita aparición de Julia Rusakova (Olga Kurylenko) altera profundamente sus planes. Ésta ha viajado a través del espacio y del tiempo con una misión muy específica. (Leer crítica completa…)

Oscar Aguilera

Oscar Aguilera

Estudios de Dirección Cinematográfica y de producción audiovisual. Escritor colaborador en un diario comarcal, director de una revista juvenil local y colaborador en publicaciones varias.

Deja un comentario