Crítica. Oz, Un Mundo de Fantasía (Sam Raimi, 2013)

Más de setenta años después del estreno de “El mago de Oz”, Hollywood hace una precuela con “Oz, un mundo de fantasía” donde se nos explica como el ilusionista Oscar Diggs acaba convirtiéndose en el poderoso mago Oz. Los estudios Disney vuelven con una historia para todos los públicos dentro de la nueva moda de llevar al cine cuentos clásicos o de recuperarlos, como es el caso, con el afán de apostar sobre seguro (“El mago de Oz” fue un éxito de crítica y público) y así recaudar cuanto más dinero mejor, algo que ya quedó confirmado cuando “Alicia en el país de las maravillas” de Tim Burton terminó amasando en todo el mundo la escalofriante cifra de 1.024 millones de dólares, que para mi yo quisiera. Esta tendencia seguirá en 2014 con “Maleficent” (inspirada en “La bella durmiente”) y en 2015 con “La Cenicienta”. (Leer crítica completa…)

Oscar Aguilera

Oscar Aguilera

Estudios de Dirección Cinematográfica y de producción audiovisual. Escritor colaborador en un diario comarcal, director de una revista juvenil local y colaborador en publicaciones varias.

Deja un comentario