Crítica. Piranha 3DD (John Gulager, 2011) (Sitges 2012)

Tras la inesperadamente divertida y parcialmente lograda (tanto desde la perspectiva visual como desde la argumental) Piranha 3D, la secuela de ésta prometía convertirse en una de las películas más agradables (dentro del amplio marco de producciones de escasa repercusión comercial) del presente año y, aunque la simpleza de la trama, de las interpretaciones y de los efectos especiales (en especial la modelación de las temibles pirañas, la cual se aproxima indecentemente al despropósito más absoluto) pudieran haber convertido la obra en un auténtico suplicio fílmico, la repetición de la fórmula adoptada por su predecesora mostrando una ingente cantidad de rojiza sangre, voluptuosos pechos y absurdas situaciones cómicas consigue entretener en gran medida y agradar altamente al espectador. (Leer crítica completa…)

Deja un comentario