Crítica. «La Mujer de Negro» (James Watkins, 2012)

A medida que avanzaba La mujer de negro empezaba a rondarme en la cabeza el por qué de la fuerte presencia de niños, y jóvenes de corta edad, en la gran mayoría de películas de terror realizadas en Inglaterra en estos últimos años. Ya sean los protagonistas absolutos, como en los casos de The children (2008), Eden lake (2008), Attack the block (2011) o Inbred (2011), o bien en un segundo plano, como por ejemplo A lonely place to die (2011). Es cierto que su presencia, bien conducida, puede llevarnos por cauces la mar de intensos y extraordinarios. ¿Quién puede matar a un niño? (1976) o El otro (1972) son dos sensacionales ejemplos, pero lo de la campilla inglesa empieza a ser magníficamente obsesivo. Así que Watkins, continuando en esta vertiente, ya exprimida en su primer film con unos chavales de armas a tomar, recurre ahora a los críos en su nueva película. (Leer crítica completa…)

Deja un comentario