Crítica. «The Possession» (Ole Bornedal, 2012)

Sam Raimi vinculado a una película de posesiones (en esta ocasión como coproductor) se traduce en un hecho aparentemente habitual (ciertamente ésa es la temática que le ha hecho popular y con la que ha cosechado más elogios) en la trayectoria del exitoso director estadounidense, aunque Ole Bornedal infunde a The Possession: El origen del mal cierta originalidad que hace de la cinta una propuesta parcialmente atrevida, totalmente disfrutable y apasionantemente locuaz (características por las cuales ha ocupado el número uno de la cartelera americana en su estreno estadounidense, recaudando más de diecisiete millones de dólares). (Leer crítica completa…)

Sobre Daniel Espinosa

Comentar