Cub. Perturbador slasher de contundente final (Sitges 2014)

“A los 12 años, Sam ve cómo sus compañeros de campamento desconfían de él. Un día, descubre una extraña cada en un árbol, donde encuentra a un misterioso niño salvaje, Cuando Sam intente advertir a sus compañeros, estos le ignorarán, cometiendo un terrible error, pues el niño salvaje es el ayudante de un psicópata que tiene previsto terminar con los pequeños scouts, uno a uno”.

Jonas Govaerts, es otro de los muchos debutantes que nos trae el festival de Sitges año tras año. El director belga nos regala una película de género emocionante, si bien es cierto que puede resultar un poco descompensada. A pesar de ello lo cierto es que Jonas sale muy bien parado con su obra en la que logra crear una atmósfera perturbadora y mantener la tensión hasta el final, recreando un tercer acto notable, dándonos de esta manera un slasher bastante correcto.

Uno de los puntos débiles del film es sin duda el primer tramo de la historia, tardan demasiado en sucederse los acontecimientos lo que a la postre, y a pesar de su contundente tramo final, es comprensible que al espectador le pueda saber a poco e incluso esperar que se ahonde más en la mitología que plantea la historia, por la cual, el guión pasa de refilón.

En definitiva, Cub no pasara a la historia del cine pero hará pasar un buen rato a los amantes del género.

Lo mejor: su tramo final.

Lo peor: un inicio demasiado lento.

Deja un comentario