La mañana del martes arrancaba con lluvias torrenciales en Sitges, de las que te hacen plantearte si quedarte en el hotel o dejarte llevar por la inercia festivalera, pero las ganas de buen cine pudieron contra las inclemencias meteorologicas. Y es que la jornada no podía empezar mejor, con uno de los mas gratos descubrimientos de este Sitges 2018, Lazzaro Felice (2018) de la realizadora italiana Alice Rohrwarcher. Con tintes de fabula y critica social magníficamente combinadas, la cinta de Rohrwarcher sorprende por su maravillosa narrativa, recordando en ocasiones, aunque salvando las distancias, al mejor Fellini. Una fotografía con aires anacrónicos redondean esta película italiana que dará mucho que hablar.

Continuabamos el día con la esperada Dragged Across Concrete (2018), del director de Bone Tomahawk y Brawl in the Cell Block, el estadounidense S. Craig Zahler. El film de Zahler coge el testigo de sus predecesoras, con un primer tramo lento y pausado, para culminar en una de las películas mas violentas y brutales que se han visto en los últimos años. Un Mel Gibson y un Vince Vaughn soberbios, como no podía ser de otro modo, completan la que va a ser una de las sorpresas de la taquilla de este 2018.

Desde la India, nos llegaba el relato de fantasía Tumbbad (2018) dirigido por Rahi Anil Barve y Adesh Prasad. Una historia épica de lucha entre dioses y criaturas míticas que daba lo que prometía, espectáculo audiovisual que difícilmente podremos ver en nuestras carteleras.

Nancy (2018) de Christina Choe, nos plantea una historia de descubrimiento interior protagonizada por Nancy, una chica que jugando en internet a ser quien no es, un día la vida y la casualidad acaban sorprendiéndole. Profundidad en la construcción del personaje de Nancy, y una trama inteligentemente planteada, completan un drama personal realmente bien dirigido, y magníficamente interpretado por Andrea Riseborough. A destacar las apariciones de los míticos Steve Buscemi y John Leguizamo.

Acabábamos el día con una de nuestras películas mas esperadas, Lord of chaos (2018), del realizador sueco Jonas Akerlund. Lord of Chaos nos narra muy acertadamente el nacimiento de un género, el Black Metal noruego, desde la perspectiva de los sucesos que relacionaron a las bandas de metal Mayhem y Burzum con la profanación y quema de iglesias en Noruega, ademas de varios homicidios, a principios de los años 90. El formato biopic le sienta muy bien a una historia que hasta ahora nunca había sido trasladada al cine.

El tiempo nos dio una tregua a los amantes del cine fantástico, con la llegada de un soleado miércoles, cuya programación respiraba calidad por los cuatro costados. Y es que empezábamos el dia con la sorprendente Parallel (2018), de Isaac Ezban, una cinta de ciencia ficción hecha con pocos medios, pero sorprendentemente solvente. Un guion realmente imaginativo y redondo, donde los verdaderos protagonistas son los portales a dimensiones paralelas, y unos efectos CGI algo sobrios pero muy correctos, completan este thriller fantástico que llega sin avisar para hacer las delicias de los aficionados al género.

Le llegaba el turno al clásico documental que suele programar el festival, la sorprendente Ghosthunter (2018) de Ben Lawrence. Y decimos sorprendente porque el film de Lawrence no es lo que parece. Este documental producido por Rebecca Bennett y protagonizado por Jason King, empieza analizando la vida de este guardia de seguridad que en su tiempo libre se dedica a la labor de cazafantasmas, y acaba siendo un drama sobre un caso real de abusos sexuales a menores. Una de las apuestas mas potentes de la sección Noves Visions.

Por fin llegaba el turno de la apuesta segura de cine asiático, la surcoreana Believer (Dokjeon), dirigida por Lee Hae-young. Remake de la ya mítica cinta china Drug Wars, del gran Johnny To, este trepidante thriller de acción mantiene el tipo ante la película en la que se basa, con unas interpretaciones muy potentes y un despliegue de medios técnicos realmente bueno. Destacar el sorprendente giro final de la película.

Y acabábamos un magnifico dia de cine con The Wind (2018) de la directora Emma Tammi, un western con influencias de fantástico que juega con la ambigüedad y la fantasmagoría. Una historia oscura y llena de referencias ocultistas, a la que lo unico achacable es una falta de ritmo que hace desmerecer un trabajo de diseño producción como pocos pueden verse. Una película que a pesar de sus fallos, es muy disfrutable y recomendable. 

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , ,