Lake Bodom. Jugando con la muerte #Sitges2016

lake-bodom

La premisa con la que arranca Lake Bodom puede sonaros de algo: un grupo de jóvenes en medio del bosque perseguidos por el psicópata de turno, deja claro que nos hallamos ante un slasher más para la colección. La historia está inspirada en unos sucesos reales ocurridos en Finlandia hace unos años, algo que tampoco suena a nada nuevo ni original. Con éstos elementos, Taneli Mustonen dedica una primera parte a seguir a raja tabla los clichés del género, pero lo hace con buenas maneras a pesar de ser su primera incursión en el cine de terror. El director utiliza dicha leyenda para situarnos en un escenario acogedor y placentero, en el que sabemos que tarde o temprano ha de ocurrir la tragedia.

Pero será en la segunda parte de la cinta, cuando Mustonen de alas a la historia, y a través de un giro argumental inesperado nos despierta del letargo en el que había caído la película. A partir de ahí, el ritmo sube considerablemente, tendremos más acción y nuevos escenarios, y el camino que coge la historia es mucho más interesante, abriendo nuevas posibilidades a la cinta. Seguimos montados en un slasher pero con mayores espectativas en el horizonte.

Mustonen regresa entonces al plató principal, y cierra la cinta con unas escenas duras y realmente incómodas, algo que se había echado de menos durante el metraje, culminando así la historia de unos jóvenes curiosos a los que les gusta jugar con la muerte.

Deja un comentario