«[REC]4» Decepcionante y emocionante a partes iguales (Sitges 2014)

Jaume Balagueró da comienzo a éste final de la saga, situándonos donde lo dejaba la segunda entrega. En el mítico edificio veremos el resurgir de Ángela Vidal, reportera que vio la epidemia en primera persona, que por momentos, nos devuelve a aquel emblemático personaje que nos guió en las dos primeras partes de la historia. Pero su personaje, sufre la espera en el banquillo durante casi toda la película, y pasa a un segundo plano poco esperado por el espectador, y no tanto por su ausencia, sino por la falta de otro personaje que diera alas a la película. Ningún personaje destaca en especial, y las interpretaciones no terminan de alcanzar lo esperado. A pesar de éste punto negativo, cuando el guión permite a Ángela ser la protagonista, cumple con creces, recuperando tanto el rol de heroína como la gran importancia en la historia y en el desenlace final. Guardando las distancias, Manuela Velasco se convierte en nuestra Sigourney Weaver, quien cambia el Nostromo por un barco de carga, donde deberá luchar contra un mal descontrolado.

Los 30 minutos finales, precisamente cuando este personaje hace presencia de verdad, son los que más brillan y mejores sensaciones nos dejan, ya que los primeros instantes de metraje son guiados por unos personajes con poca fuerza y relevancia, y nos mantienen esperando emociones fuertes durante largo tiempo. Cuando se desata nuevamente la infección que supuestamente estaba controlada, Balagueró saca sus armas, y aprovecha con gran acierto el escenario donde transcurre la acción, sacándole buen partido a los estrechos pasillos y los oscuros rincones, que logran esa claustrofóbica sensación que tan bien le viene a la película. Por otro lado, y aunque no son muchas, la cinta deja algunas secuencias para el recuerdo, con persecuciones, peleas y violentas muertes que llenan la pantalla de la sangre necesaria para no salir del todo decepcionado.

En el aspecto técnico es remarcable su fotografía y una cuidada puesta en escena, que deja claras las intenciones y la calidad de la producción, algo que desentona con unos extraños movimientos de cámara, que sin venir a cuento, no permiten ver ni disfrutar con claridad algunas secuencias de acción.

En definitiva, [REC]4 abre y cierra con grandes logros, pero por el camino se olvidan las enormes virtudes de una saga tan exitosa como ésta.

Deja un comentario