Robot and Frank, excelente debut de Jack Schreier (Sitges 2012)

Este  fin de semana se ha podido ver en Sitges el filme Robot and Frank. Esta película ha supuesto  el salto del cortometraje, “Christopher Ford sees a filme”,  al largo para el director .

“En un futuro no muy lejano los avances tecnológicos harán posible la integración robotica en la sociedad, siendo utilizados muchos de ellos para el cuidado de personas mayores. Esa es la solución que encuentra Hunter para aliviar la soledad de su padre, Frank, que chocara con las reticencias de su hija Madison que no es partidaria de la “dependencia” que supone adquirir un robot. Frank en principio no acoge de buen grado este cambio en su cotidiana vida, ya que supone una alteración en ese desorden que tiene establecido y en el que vive plácidamente.  Con el paso del tiempo acaba encontrando a un buen amigo en el robot. Esta nueva amistad hará que Frank contemple la posibilidad de volver a su antigua profesión, ladrón de joyas, pero esta vez con su nuevo amigo como socio”.

En este debut el director ha logrado rodearse de un elenco de actores impresionante, contando ni más ni menos que con Frank Langella (Frank), Susan Sarandon (Jennifer), Liv Tyler (Madison) y James Marsden (Hunter). Actores que logran otorgar una gran solidez a la trama con su interpretación, de paso sirve para devolver al panorama cinematográfico a dos actrices de la talla de Susan Sarandon y Liv Tyler y es que ya sabemos que Hollywood tiende al olvido de las que en otro tiempo fueran reclamo para la taquilla cuando se supera cierta edad…

A pesar de lo que pueda parecer en un inicio Schreier nos regala una pieza de gran profundidad para nuestro visionado. Una historia en la que convergen géneros como la ciencia-ficción, comedia o el policiaco que no son más que una mera excusa para analizar los sentimientos y relaciones entre las personas. Todo ello envuelto en un dulce dramatismo nostálgico dando como resultado una excelente película en la que realizando una parábola sobre los recuerdos tratará de llegarnos al corazón.

Deja un comentario