The Wall

Que el cine nórdico está en auge no cabe ninguna duda, solo hay que echar un vistazo a películas como la galardonada hace dos años en el Festival de Sitges 2010Rare Exports A Christmas Tale, una vuelta de tuerca bastante interesante al subgénero de los Bad Santas, o el éxito de taquilla Donde viven los monstruos, en este caso con algunos aspectos como el ritmo narrativo algo discutibles, pero con una belleza visual fuera de toda duda.

Sin embargo, y como quedará justificado a lo largo del siguiente texto, no es algo que podamos decir de la industria germana, con ejemplos como el siguiente. Julian Polsler  firma la adaptación del best-seller titulado Die Wand, escrito por Marlen Haushofer, un libro que reflexiona sobre la relación que establecemos las personas con los elementos que nos rodean. Quizá este es el gran fallo de la película de nombre homónimo que pretendemos analizar aquí.

La literatura y el cine son dos disciplinas que se ha demostrado a lo largo de la historia que pueden llegar a ser muy compatibles, e incluso complementarias, pero existe un problema con el que se suele tropezar cuando se realiza una adaptación de estas características:  la literatura y el cine no hablan el mismo lenguaje. LEER CRÍTICA A CONTINUACIÓN.

Etiquetas: , ,