A cat in the brain (1990)

A cat in the brain, uno de los últimos trabajos que el director italiano pudo dirigir, y que finalmente supuso casi una despedida a su larga y apasionante carrera, es a mi parecer, una acertada cinta que reúne con gracia y cierto sarcasmo, todo lo visto en la obra de Fulci, que además, guarda el interesante  añadido de poder ver al propio director frente a la cámara interpretándose a sí mismo.

A cat in the brainA cat in the brain

A cat in the brainA cat in the brain
El film propone una intensa obsesión, que sufrirá el propio director en sus carnes por culpa de las imágenes y secuencias sangrientas que filma en sus películas. Una trama casi autobiográfica, con la que Fulci no siente reparo en calcar o utilizar secuencias e imágenes de sus anteriores trabajos, que lejos de verse como una aburrida repetición de lo visto, como algunos aclaman, resulta un curioso experimento que construye una macabra historia, que por otro lado, abre la polémica sobre los posibles trastornos negativos que el cine gore puede provocar en la mente humana, utilizando para ello, a todo un experto en la materia. Cuestión que Fulci escenifica al principio del film, con una secuencia en la que un gato destripa un cerebro.
A cat in the brainA cat in the brain
Son respetables las críticas negativas sobre el film, por la innecesaria utilización de secuencias ya vistas en la filmografía del autor, pero creo que es este hecho el que da personalidad a la cinta, ya que Fulci se sitúa como posible víctima utilizando su propia experiencia, para mostrar los posibles efectos de lo que propone la oscura trama. Pero lo que si que hay que agradecer al bueno de Fulci, es que no sucumbiera en la fácil y desafortunada tarea de rememorar su carrera con una cinta con un punto de vista cómico, a pesar de que ésta, posea correctos momentos de humor negro construidos más por las situaciones que se crean que por un guión forzado.
A cat in the brainA cat in the brain
La gran cantidad de escenas, secuencias y situaciones morbosas que una historia como esta propone, elaboran un casi incesante ir y venir de muertes y primeros planos de sangrientos asesinatos, que guardan en su totalidad, el agraciado gusto del cineasta en el trato de lo bizarre, demostrando por última vez, que Fulci fue uno de los grandes profetas y exhibicionistas de lo macabro. Decapitaciones, extracciones oculares, destripamientos, degollamientos … y un sin fin de enfermizas ideas, permiten a algunos considerarla como la más sádica de toda su filmografía por el alto contenido de violencia explícita.

En definitiva, ‘Un gatto nel cervello’ se convirtió en una pieza más que añadir a su extensa y delirante filmografia, trabajo que el director filmó ya en los 90, sabiendo mantener el exquisito y visual sabor de las décadas 70 y 80.

A cat in the brainA cat in the brain
A cat in the brainA cat in the brain

A cat in the brainA cat in the brain

A cat in the brainA cat in the brain

A cat in the brainA cat in the brain

A cat in the brainA cat in the brain

A cat in the brainA cat in the brain

 

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario