Después de la primera Annabelle, fallido intento por recuperar la moda de los “muñecos diabólicos” y nacida como un spin-off de la saga Expediente Warren, pocos éxitos le augurábamos a esta segunda parte vestida de precuela, en la que nos querían narrar los orígenes de la famosa muñeca encerrada en el sótano de los Warren.

La verdad es que Annabelle Creation no cumple esas expectativas negativas, y se presenta como un producto notable de terror, efectista eso si, pero muy solvente y sólido en su ejecución. David F. Sandberg, con su experiencia en Lights Out (2016), y Gary Dauberman, guionista de It (2017) y la primera Annabelle (2014), han sabido conectar con el universo creado por James Wan en su saga The Conjuring, permitiéndose incluso lanzar guiños al espectador referenciando otros films del mismo universo, y creando así un ecosistema de películas conectadas entre si, de manera muy sutil, pero conectadas al fin y al cabo por una mitología común.

A nivel interpretativo, Annabelle Creation roza un nivel lo suficientemente decente para el tipo de producto del que hablamos, destacando sobretodo las apariciones de las dos niñas protagonistas, Janice y Linda (Talitha Bateman y Lulu Wilson, respectivamente). Javier Botet, ya una pieza fija en la trayectoria de la saga Warren, aporta esa magia de “la criatura”, común de un tiempo a esta parte en este tipo de films.

En definitiva, Annabelle Creation aunque no llega al nivel del top de la saga, The Conjuring 2, es un producto muy superior a su predecesora, y una película de terror muy disfrutable para un publico medianamente exigente. 

Etiquetas: , , , ,