Comedia fantástica que promete dejarnos pegados en la butaca. Dirige Terry Jones, miembro del grupo cómico británico.

Una junta alienígena da a un hombre cualquiera la habilidad de hacer lo que se le antoje. Si demuestra que puede usar sus poderes para bien, invitarán a la Tierra a sumarse al consejo de sabios interplanetario. Si no, simplemente destruirán el planeta.

Estaréis de acuerdo conmigo, si comienzo diciendo que Simon Pegg es sinónimo de risas y diversión. El actor británico tiene la capacidad innata de hacer suyos los personajes, divertirnos con ellos y superar con notas altas sus interpretaciones. Si a eso le sumamos la participación, nada más y nada menos, que el humor nostálgico de los Monty Python, la mezcla promete una fusión perfecta para desencajar mandíbulas. Y eso es lo que nos ocurrirá durante la primera parte de la película. Aquí nos encontraremos con un tipo normal, algo torpe, (a Simon Pegg le viene como anillo al dedo el papel), enamorado de su vecina (Kate Beckinsale), a quien un buen día, unos alieníjenas le otorgarán el poder de hacer realidad lo que desee.

Así comienza una historia tremendamente entretenida y disfrutable, que juega con las desternillantes situaciones que dan como resultado los deseos del personaje principal. Pegg hace de Jim Carrey en “Como Dios”, con un tono más pícaro, surrealista y fantástico, donde disfrutaremos de momentos brillantes en el día a día de un profesor de instituto. Una sucesión de deseos que dejarán por ejemplo, un chistoso homenaje al cine de zombies, o el desgraciado incidente con sus alumnos que más tarde intentará arreglar.

El escritor, y director de míticas cintas como “La vida de Brian” (1979) o “El sentido de la vida” (1989), Terry Jones, pone toda la carne en el asador en ésta comedia que arranca ciertamente ocurrente, pero como decía, eso funcionará durante los primeros 40 minutos de metraje, ya que la ráfaga de gags termina siendo repetitiva, y Jones, no sabe ni controlar ni adaptar a los nuevos tiempos, enzarzándose en una retahíla de chistes prehistóricos y cansinos que terminan por aburrir al espectador. La escenificación de unos alieníjenas que pretenden ser graciosos con sus chistes cósmicos, la comedia romántica que se filtra como hilo conductor de la historia, y recursos como el del perro que habla, trillado hasta la saciedad en infinidad de películas, terminan también empalagando al respetable, al que solo le falta un ‘happy end’ sumamente esperado.

En resumidas cuentas, “Absolutely Anything” no será ni la mejor película de Simon Pegg, ni contiene las mejores ocurrencias de los Python, aunque disfrutemos de un comienzo prometedor que se desvanece como el amor… de tanto usarlo.

Título original
Absolutely Anything
Año
2015
Duración
85 min.
País
Reino Unido Reino Unido
Director
Terry Jones
Guión
Terry Jones, Gavin Scott
Música
George Fenton
Fotografía
Peter Hannan
Reparto
Simon Pegg, Kate Beckinsale, Sanjeev Bhaskar, Rob Riggle, Eddie Izzard, Joanna Lumley, Terry Gilliam, John Cleese, Michael Palin, Terry Jones
Productora
Bill and Ben Productions / Phoenix Pictures