Eden Log (2007)

argumento

Un hombre recupera la conciencia en lo profundo de una caverna. Desconoce por completo las razones que le han llevado a ese lugar. Al verse acechado por una terrorífica criatura, deberá huir de esta atravesando un espacio laberíntico hasta llegar a la superficie. El hombre no tardará en saber que detrás de todo lo que le está ocurriendo se encuentra una misteriosa organización llamada Eden Log.

Eden LogEden Log

critica

La primera película de Franck Vestiel pretende ser una arrogante demostración de originalidad visual y narrativa a cualquier precio: las imágenes más logradas de todo el film no tienen lugar hasta el final del mismo, lo que implica un vía crucis interminable de 95 minutos, siempre y cuando el espectador resista hasta el final.
Eden LogEden Log
La expresividad facial del protagonista es anulada; la mayor parte de personajes con los que este se encuentra a lo largo del film llevan máscaras o otros objetos que impiden verles el rostro, aunque su capacidad para hablar humanice algo a esas  “cáscaras”; la iluminación y la escenografía son reducidas a su mínima expresión: sólo puede contemplarse algún que otro foco de luz blanca en un mundo muy oscuro, en el que incluso el protagonista tiene todo el cuerpo embadurnado con una especie de barro gris; el espectador también puede entrever siluetas de objetos, o estructuras retorcidas de metal o plástico, situadas muy cerca de los personajes; más allá, la más profunda oscuridad…
Ciertamente, la película de Vestiel me recuerda más a un montaje tipo La Fura dels Baus que no a un espectáculo cinematográfico coherente.
Eden LogEden Log
La película es más conceptual y pretendidamente simbólica que otra cosa, con el lastre añadido de que las formas visuales que intentan expresar esos conceptos no terminan de cuajar y están faltas de fuerza; ej. : unos paneles de cristal o plástico simulan cutremente, gracias a su temblor, que el protagonista se halla en una especie de ascensor propio del mundo que retrata la película…en fin, algo increíble: ¿Quién podría vivir en un mundo que no tiene nada de funcional y en el que ni siquiera nuestros más remotos ancestros llegaron a vivir, cuando no eran tan “modernos” como nosotros?
Eden LogEden Log
Vestiel sólo logra dotar de cierta calidad a su película gracias al diseño de sonido, un apartado que prácticamente en ninguna película actual adquiere verdadera relevancia creativa, y que en este film tiene un trabajo constante, y en ocasiones bastante logrado: cuando el protagonista ruge como un animal (aspecto que se apoya también en la excelente gestualidad del actor que le da vida) resulta creíble; los continuos sonidos de ese mundo definen al mismo de una manera que no encuentra continuidad en las imágenes, pobremente diseñadas.
La película requiere de un verdadero acto de fe por parte del espectador, que no siente simpatía y/o antipatía por absolutamente ningún personaje que haga acto de presencia.
La película no tiene ritmo, y cuando intenta alterarlo con secuencias de acción el resultado empeora todavía más; ej.: la pelea entre el protagonista y una criatura pobremente diseñada que apenas tiene movilidad alguna, y a la que, una vez más, sólo apoya el sonido que la caracteriza; el momento, además, ofrece una pésima planificación y montaje.
Eden LogEden Log
Sólo hacia el final de la película el espectador comprende que una lucha entre la naturaleza y el mundo “civilizado” ha terminado con la primera prácticamente derrotando al segundo, y obligando a los ciudadanos del planeta Tierra a sobrevivir de cualquier manera en lugares extrañísimos, adquiriendo en el proceso, como es el caso del protagonista, un carácter cada vez más animalizado.
David Lynch logró, con una película como “Cabeza Borradora” (Eraserhead, 1977), asentar con éxito las bases de un universo peculiar que posteriormente el director desarrollaría con más profundidad. Otros directores adscritos al fantástico, como Peter Weir o David Cronenberg, tuvieron que tantear un poco más para lograr una obra plenamente conseguida. Pero todo ellos tenían en aquella época algo en común: que respetaban un cierto lenguaje del cine pese a que lo transgredieran continuamente, y esto implicaba una consistencia más narrativa de lo que pudiera aparentar a primera vista y unas imágenes interrelacionadas coherentemente, en muchas ocasiones a través del montaje.
Eden LogEden Log
Vestiel pretende algo que no funciona en ningún momento: anula a nivel visual y narrativo los sentidos de espacio y tiempo, de identificación con el protagonista y de un contexto definido para la historia: aspectos que habitualmente tienen la función de que, entre otras cosas, el espectador se interese por lo que se le está narrando.
Como decía al principio de esta crítica, las imágenes finales de la película consiguen transmitir cierta extraña poesía, pero en todo caso no compensan lo suficiente los 90 precedentes: lo que ofrece el director de la película y lo que este le exige al espectador no están, en modo alguno, equilibrados.

Eden LogEden LogEden Log

trailer

Imagen de previsualización de YouTube

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario