Grabbers (2012)

La rutinaria y tranquila vida diaria que lleva Ciarán O’Shea, un policia de la idílica isla de Erin, quien pasa las horas en el bar con los borrachos del lugar, se verá truncada cuando comiencen a aparecer ballenas muertas y pescadores decapitados. Ciarán junto a la oficial Lisa Nolan, descubriran que la isla está siendo invadida por unas criaturas de enormes tentáculos que se alimentan de sangre.

Después de otro feroz ataque alienígena, los policias se darán cuenta de que la única persona que sobrevivió al ataque estaba muy borracha, ya que el alcohol en la sangre resulta ser tóxica para los invasores. Ante la noticia, los lugareños muy gustosos se mantendrán ebrios para lograr sobrevivir a los ataques. Sin embargo, alguien debe mantenerse sobrio para controlar la situación y lograr salvar la isla.

En ocasiones ciertos subgéneros del fantástico acaban cargando con ciertas etiquetas y se estigmatizan de manera inexplicable, ya sea por productos que salen a la luz con demasiadas expectativas y acaban siendo un fracaso (Monstruoso), o porque se realizan con unos valores de producción que acaban por no estar a la altura de las circunstancias. Por suerte, ese no es el caso de Grabbers, co-producción Irlandesa y Británica que redunda en el subgénero de las comedias con criaturas asesinas, que iniciarían sagas como Critters, Ghoulies o Gremlins en la década de los ochenta.

John Wright dirige con gran habilidad esta cinta donde prima el humor negro, pero siempre desde la visión ácida e irreverente de humor inglés, similar al visto en Ovejas Asesinas, o la ya mítica Zombies Party (Shaun of the Dead), pero sin apartarse de las escenas donde sangre, vísceras y miembros mutilados son los principales protagonistas, aunque eso si, de una manera realmente sutil, sin caer en exceso en el visionado de la casquería propia del género zombie mas underground.

GrabbersGrabbers

Pero si tuviéramos que destacar algo por encima de todo en Grabbers, sería en la excepcional factura técnica que tiene esta producción, donde vemos unas criaturas que bien podrían formar parte de una superproducción  firmada por Michael Bay, Ridley Scott o James Cameron. Y es que no nos extraña nada al ver en los créditos al mismísimo Shaune Harrison, responsable de los efectos digitales de películas como Sleepy Hollow, o la saga completa de Harry Potter, y que ha realizado una labor excepcional, destacando la parte final donde una bestia de proporciones gigantescas acosará a los protagonistas del film destruyendo todo a su paso.

Mención especial merece también la banda sonora, creada por Christian Henson, y digna también de una superproducción hollywoodiense, acompañando todas las escenas del film aportando tensión, calma, o agobio en su justa medida según lo requiere cada momento, pero sin caer en excesos propios de algunas producciones actuales, donde el sonido llega a ser realmente molesto, malogrando la experiencia final.

GrabbersGrabbers

Interpretativamente, Grabbers es correcta, y aunque los roles de los personajes principales estén bien definidos, y vayan en la línea de las comedias inglesas más convencionales, aprovechándose de un folclore y una cultura como la irlandesa, capaz de explotar gags como el hecho de que estando borracho, las criaturas se lo piensen dos veces antes de atacar a su ébria presa,  ciertas interpretaciones provocan la sensación que podrían haber dado bastante mas.

A pesar de ello, Grabbers es una película muy disfrutable, y acierta en casi todo lo que estas producciones no suelen acertar: buena combinación entre efectos digitales y maquillaje real, gags divertidos que no caen en el sórdido y absurdo humor de otros títulos, y sobretodo, quizá lo mas destacable, el ritmo narrativo del film, algo muy difícil de mantener en propuestas de estas características, y que Grabbers maneja con maestría absorbiendo al espectador sin darle tregua, y evitando que desconecte de la trama.

Me gustaría añadir que los aficionados a este subgénero dentro del fantástico reconocerán el homenaje que le realiza Grabbers a la cinta de Joe Dante, Gremlins (1984), donde las criaturas invaden la taberna del pueblo, y se dan ciertas situaciones cómicas que nos traerán viejos recuerdos de la infancia / adolescencia, dependiendo de la edad del que aquí lea.

grabbersgrabbers

Grabbers es todo lo que se propone y más, y representa un soplo de aire fresco dentro del subgénero de criaturas malvadas y/o alienígenas. Es divertida, gamberra, hilarante… Se le pueden atribuir  muchos adjetivos, y por meritos propios, creo que quizá se convierta en un clásico moderno, como lo fue en su día Zombies Party, o pretendieron serlo cintas como la antes mencionada Ovejas Asesinas.

grabbersgrabbers

grabbersgrabbersgrabbers

 Imagen de previsualización de YouTube

Jorge Manrique

Jorge Manrique

@jorgemanrique_

Deja un comentario