Iron Man (2008)

argumento

El multimillonario fabricante de armas Tony Stark debe enfrentarse a su turbio pasado después de sufrir un accidente con una de sus armas. Equipado con una armadura de última generación tecnológica, se convierte en “El hombre de hierro” para combatir el mal a escala global.

Iron ManIron Man

critica

Jon Favreau no es ni Paul Verhoeven, ni Sam Raimi, ni Tim Burton; pero eso es algo que todos sabemos.

“Iron Man” se limita a ser una poco original y rutinaria, aunque entretenida, ilustración del comic original (uno de los menos atractivos de todo el catalogo de la Marvel, junto al Capitán América) en la que cualquier talento visual debido a su director brilla por su ausencia. Los departamentos de efectos especiales, animación por ordenador, diseño de decorados, efectos sonoros, etc., son los únicos que pueden demostrar algo de talento en un producto de este tipo.

Iron ManIron Man
¿Los actores? Robert Downey Jr. hace de si mismo, y básicamente define al personaje al que interpreta recurriendo a cierta ironía inofensiva y agradable para el público; Gwyneth Paltrow demuestra ser un objeto decorativo de primera, además de poner una sonrisa agradable en cada plano que le dedica el director; Jeff Bridges está verdaderamente insoportable, y uno prefiere verlo delirando en un film de Terry Gilliam. En fin, es lo que hay. Lo peor de toda la operación es que ni siquiera las escenas de acción demuestran un especial brío y son realmente mediocres. No hay ninguna que demuestre un pulso especial para el suspense cinematográfico, limitándose en todo momento el director a acumular minutos de supuesta acción que terminen sumando un buen tanto por ciento del metraje total del film.

Iron ManIron Man
Hasta el momento, y junto al primer “Batman” (Ídem, 1989), podemos situar entre lo más interesante del género cinematográfico superheroico a títulos como “Darkman” (Ídem, 1990), “Robocop” (Ídem, 1987) o “El Protegido” (Unbreakable, 2001). Incluso un film de animación como “Los Increíbles” despliega mucho más talento visual que la película de Favreau. “Iron Man” no merece estar junto a ellas. Quizás, que la mayor parte de las películas citadas no se deban a ningún original en formato comic sea una de las causas de su mayor inventiva visual: no deben satisfacer a los seguidores de un comic en concreto, y eso les permite un poco más de riesgo creativo.
Todas estas películas, junto a las adaptaciones de Hulk, Spider-Man, Los 4 Fantásticos, Daredevil, y a estas alturas muchas otras, presentan una línea argumental prácticamente calcada, y la venganza se erige en el leit motiv esencial que mueve a héroes y villanos.
La venganza, en esta ocasión, está revestida de menor gravedad que en las películas citadas en la líneas anteriores. Todo parece ser menos importante que en otras ocasiones, y tampoco parece importar que efectos puede tener un personaje como ese en una sociedad como la actual.

“Iron Man” es, que duda cabe, un “producto”, con todo lo que eso conlleva. Favreau no es ni más ni menos malo que otros directores “a la sombra” del Hollywood actual. Su planificación es plana, y el montaje sólo busca mantener un ritmo narrativo soportable, a lo largo de poco más de dos horas, para el espectador medio. Ninguna intención de trascender el material de partida con ideas expresivas que puedan darle algo más de densidad.

Iron ManIron ManIron Man

trailer

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario