¿Y si nos comemos a Raul? (1982)

 

argumento

En un barrio del Hollywood más decadente viven Paul y Mary Bland, un matrimonio bien avenido que basa su relación en la comprensión y la amistad. Mary, trabaja de enfermera aguantando a pacientes que solo quieren aprovecharse de ella, y Paul, en una licorería obedeciendo las ordenes de su autoritario jefe. Ya están cansados de los trabajos basura con los que no les llega para pagar sus deudas ni hacer realidad su gran sueño, montar un restaurante donde Paul pueda servir su tan preciado vino.

Una noche, un tipo medio borracho que estaba en una fiesta en el apartamento de al lado, intenta abusar de Mary en su propia casa, pero durante el forcejeo, Paul lo mata sin querer de un sartenazo. Tras robarle el dinero que llevaba se deshacen del cuerpo. Al día siguiente y aún más desanimados todavía, ya que las diferentes operaciones de conseguir dinero, para su restaurante, se ven truncadas, reciben la visita de un ex paciente de Mary, que también intenta abusar de ella.

¿Y si nos comemos a Raul?¿Y si nos comemos a Raul?
Esta vez, Paul no se lo pensará dos veces y recurrirá a la sartén para matar al tipo. Al ver el dinero que el cadáver llevaba en la cartera, se plantean montar un negocio arriesgado pero rentable, en el que no tardará en formar parte un cerrajero llamado Raúl.

 

 

critica

Con una pequeña introducción, donde se nos muestra de manera sutil y cómica las calles y la gente más marginal de uno de los barrios de Hollywood, así como la importante presencia que tiene tanto la violencia como el sexo entre la gente, comienza está curiosa y peculiar historia. La película narra las desdichas de una pareja que por culpa de la falta de dinero no pueden realizar su sueño, pero que poco a poco encuentran la solución a sus problemas.

Una película divertida que entretiene por la manera en que está explicada, que cuenta con un guión lleno de sorpresas o situaciones inverosímiles que narran lo que les va ocurriendo a la pareja protagonista, y en la que el humor negro y el sarcasmo acompañan durante todo el film a la historia. De igual modo, las risas están aseguradas, ya sea por la peculiar manera de cómo ven y llevan la vida los protagonistas o por las situaciones que los propios personajes eligen a la hora de afrontar sus problemas.
¿Y si nos comemos a Raul?¿Y si nos comemos a Raul?
Esta rareza de principios de los ochenta, contiene algunas escenas curiosas y divertidas como son los asesinatos, todos cometidos con una simple y robusta sartén de freír huevos, o aquellos momentos en los que Mary ha de adoptar y disfrazarse de diversas maneras para satisfacer los deseos de sus clientes en su nuevo empleo. Y por último el final de éste film, en el que llega lo que estas esperando casi toda la película.
Entre los personajes, destacar la obsesión por el sexo que muestran todos los hombres con Mary, excepto su marido Paul. La pobre debe aguantar magreos y múltiples intentos de violación, siempre desdramatizándolos con humor, ya que todo en el film está mostrado de manera que no pueda dañar ni por un momento al espectador.
El momento: El mejor momento en el que la comedia se mezcla con la perversidad de los personajes, es cuando se produce el asesinato de un grupo de personas en una fiesta, que se hallan dentro de una especie de jacuzzi, Paul lanza uno de los focos que alumbran el lugar para electrocutarlos a todos. Genial!

¿Y si nos comemos a Raul?¿Y si nos comemos a Raul?

¿Y si nos comemos a Raul?¿Y si nos comemos a Raul?

trailer
Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario