La Mala Semilla (1956)

argumento

Rhoda es una niña de ocho años, cínica e inteligente. Christine, su madre, sospecha que ha asesinado a un compañero de colegio. Esto la lleva a relacionar este hecho con otros accidentes que han sucedido y piensa que la niña puede haberlos cometido todos. La situación se agrava cuando un experto le dice a Christine que el mal, en muchos casos, es hereditario y los que lo tienen en la sangre comienzan a matar desde muy jóvenes.

La Mala SemillaLa Mala Semilla

critica

La historia en la que nos sitúa Mervyn Leroy, comienza con lo que sería un día cualquiera en la vida de una modélica y típica familia americana de los años 50. Un padre atento, una madre protectora y una hija ejemplar, componen una escena demasiado bonita para ser cierta. Tanta felicidad y amabilidad ocultan algo que poco a poco intuiremos inducidos por el casi empalagoso comportamiento de la niña. El rostro angelical de Rhoda, contrasta con sus primeras salidas de tono en ciertas situaciones comprometidas, así como en sus posteriores engaños y mentiras, o cuando vemos brotar su verdadera maldad.
La Mala SemillaLa Mala Semilla
Una visión atroz de lo impensable en una niña, que el director nos cuenta manteniendo en todo momento el suspense, dejando al espectador el poder de imaginar los momentos clave, que solo son contados, con total frialdad, por la pequeña tras las insistencias de su madre. La extraña relación entre Rhoda y el jardinero, un personaje clave en el film, es inquietante y despista al espectador, que no sabe bien si está delante de una lucha de terribles acusaciones o un inocente juego. Un personaje que parece sufrir algún retraso pero el único que consigue mover algo dentro de la niña.
La Mala SemillaLa Mala Semilla
Pero la excelente historia que Leroy nos cuenta, basada y adaptada con ciertas libertades por John Lee Mahin de una obra de teatro de Maxwell Anderson, no es solo un terrorífico relato de falsas apariencias, sino que el director ahonda en el drama personal y angustiante que vive la madre de Rhoda, la señora Christine Penmark, quien poco a poco va atando cabos y casi sin quererlo, comienza a investigar por su cuenta la posibilidad de que su ejemplar hijita sea realmente una asesina. Unas escenas poderosas, representadas en un drama que intuimos crudo, que va destrozando por dentro a Christine, sola ante la ausencia de su marido. Acechada por la autoritaria directora del colegio y la moribunda madre del niño muerto, y perseguida por las averiguaciones que logra hacer y la carga de un gran secreto que no podía esperar, la llevarán casi a enloquecer sin casi opciones de afrontar la perversa realidad.
La Mala SemillaLa Mala Semilla
En definitiva, Bad Seed, es una excelente cinta intrigante que posee un angustiante clímax de suspense y horror, con un estupendo trabajo de los actores en general, destacando por encima de todos los dos principales, la madre, de denota angustia y desespero y Rhoda, dos caras y una sola verdad.
La Mala SemillaLa Mala Semilla
El momento: Una de las conversaciones de Rhoda con el jardinero, donde vemos como éste la saca de quicio, transformando a la adorable y correcta Rhoda, por una insolente y malvada chiquilla capaz de cualquier cosa.

La escena: Las escenas en que vemos a Rhoda danzando por la casa con sus zapatos de claqué, ajena a cualquier acusación o comentario, son prueba de la tremenda frialdad que posee el personaje.

La secuencia: Los créditos finales acompañados por los propios actores dirigiéndose a cámara, que termina con unos simpáticos azotes de Christine Penmark a Rhoda.

La Mala SemillaLa Mala Semilla

La Mala SemillaLa Mala Semilla

La Mala SemillaLa Mala Semilla

 

trailer

 

Imagen de previsualización de YouTube

 

 

 

Deja un comentario