La Noche del Cazador (1955)

argumento

Ben Harper, el padre del joven John y la pequeña Pearl, roba una fuerte suma de dinero, pero antes de ser apresado por la policía esconde el botín en el interior de la muñeca favorita de su hija. Como consecuencia de sus actos, Ben Harper es condenado por la justícia, y muere en la horca. Un compañero de celda de Ben, el falso reverendo Harry Powell, consciente de que el dinero que robó aquel se esconde en algún lugar de la casa en la que vive su familia, utiliza su carácter religioso y su seductora personalidad para enamorar a Willa Harper (la viuda que ahora cuida sola de los dos pequeños) y, al ganarse su confianza, contraer matrimonio con ella, y de esa forma estar más cerca de descubrir el lugar dónde se encuentra el dinero.

La Noche del CazadorLa Noche del Cazador

critica

La única película dirigida por Charles Laughton, actor famoso por su característica y intransferible forma de interpretar en películas como “The Sign of the Cross” (El Signo de la Cruz, 1932”), “La Isla de las Almas Perdidas” (Island of Lost Souls,1932) o “El Proceso Paradine” (The Paradine Case, 1947), ha quedado para el cine como una joya irrepetible.
Múltiples incógnitas quedarán a despejar sobre el camino que hubiera seguido Laughton en la dirección cinematográfica, pues lamentablemente este murió en el año 1962, siete años después de su muy especial debut.
“La Noche del Cazador” es una visión oscura, compleja y muy ambigua del mundo infantil, al mismo tiempo que una revisitación de los cuentos con ogros, o de la literatura “infantil” más madura, caso de Caperucita Roja, Hansel y Gretel o Pinocho, en la que perversos personajes intentan desviar a sus víctimas de los cándidos caminos que transitan en la vida.

La Noche del CazadorLa Noche del Cazador

Desde los primeros momentos del film, Laughton demuestra ser un director con una gran sensibilidad para las imágenes y la construcción de un tono y una atmósfera adecuados a su historia: al mismo tiempo que la voz en off de Rachel Cooper (Lillian Gish) habla, a unos niños, pero sobre todo, también al espectador, de “lobos con piel de cordero”, el director utiliza planos aéreos en picado, primero para mostrar el cuerpo sin vida de una mujer siendo observado por unos niños (una víctima de esos “lobos”, en una imagen que es casi un resumen del propio film: el peligro del mal y una de sus consecuencias, la muerte, siendo observada por niños, claro símbolo de la inocencia, empezando a tomar conciencia de una vida más dura y peligrosa de lo que sus juegos advierten) y después para mostrarnos por primera vez a un “lobo”: el reverendo Harry Powell (Robert Mitchum) que viaja en coche en busca de una nueva víctima.

La Noche del CazadorLa Noche del Cazador
El tono de la historia, estrechamente ligado a la fábula, viene dado, tanto por el uso de la voz en off de Rachel, representación de la clásica lectura de un cuento de aprendizaje a unos niños, como por la imagenes que preceden a las ya comentadas en ángulo picado: primeros planos de la propia Rachel, y de unos pequeños que la rodean y escuchan con atención, con el fondo visual de un cielo nocturno y estrellado, “mágico”.

La Noche del CazadorLa Noche del Cazador

La caracterización de Robert Mitchum como ese lobo feroz (cuya mayor transgresión religiosa es hablar con Dios para que este le facilite nuevas víctimas, principalmente viudas a las que robar, y en caso necesario, matar) no pierde nunca de vista, pese a su rostro pétreo, severo, el carácter casi de malvado dibujo animado que anida en el personaje; ej.: el momento en el que persiguiendo a los niños en el interior de una bodega, Harry Powell tropieza, se golpea la cabeza y finalmente se atrapa los dedos con una puerta que se cierra irremediablemente, es acompañado por Mitchum de cierta gestualidad facial caricaturesca y gritos como los que acompañarian a cualquier personaje maltratado en un cartoon de Tex Avery.

La Noche del CazadorLa Noche del Cazador

El film de Laughton tiene varias secuencias inolvidables, y es de visión obligada para los verdaderos interesados en el género de terror, muy superior en sus logros a prácticamente cualquier film de horror de los últimos años.
Secuencias como la del reverendo Harry Powell narrando la historia del Odio y el Amor enfrentados en una guerra constante, usando sus nudillos, en los que lleva tatuados ambas palabras, una en cada mano, mientras el rostro de Mitchum muestra el verdadero y desgarrado fuero interno del tipo, al margen de los sorprendidos y un tanto ingenuos espectadores de su show de “falso” reverendo.

Otra secuencia, esta sí imprescindible en cualquier antología que se precie, es el mítico descenso, siguiendo el curso de un río, de los dos niños en una barca, huyendo del enfurecido reverendo dispuesto a todo con el propósito de lograr sus fines. Un descenso, nocturno, hay que matizar, que alcanza todo su poder de sugerencia gracias a la espléndida fotografía de Stanley Cortez y los excelentes encuadres de Laughton, capaces, en conjunto, de generar verdadera poesía visual, algo que solo de tanto en tanto se logra en el cine, y que da verdadera cuenta de la gran capacidad del lenguaje visual y sonoro de alcanzar sensaciones que se les escapan a otras artes.
Muchos directores no han logrado en toda una carrera lo que Laughton consiguió con su única película.

La Noche del CazadorLa Noche del Cazador

La Noche del Cazador

trailer

Imagen de previsualización de YouTube

Deja un comentario

  • Empresa colaboradora de Cialis generico de farmacia online de españa.
  • Los usuarios con sus testimonios aseguran que el precio cialis es mas barato en farmacias online