Splinter (2008)

argumento

Una pareja que viaja por una solitaria carretera, es sorprendida por tres delincuentes, quienes les obligan a llevarles al otro lado de la frontera en su coche. En el camino son atacados por algo extraño que acaba matando a uno de los secuestradores. Tras abandonar el lugar, se ven obligados a detenerse en una gasolinera, donde tendrán que protegerse de una especie de parásito que se introduce en el cuerpo de la gente.
SplinterSplinter

critica

Recuperando de algún modo el espíritu de las películas de género de los 80, como por ejemplo «The Blood. El terror no tiene forma» e introduciéndose en el subgénero de la ‘Nueva carne’ como lo hiciera en su momento «Hellraiser», Toby Wilkins, director de Splinter, nos ofrece una historia simple que destaca por su atractivo visual y un casi experimental trato del látex, que aporta algo de calidad e interés a la cinta. El espíritu retro de la cinta, queda plasmado en la terrorífica propuesta que mueve la acción principal de la película, como es el virus o parásito que va introduciéndose en todo aquel que se cruce en su camino, así como su escenificación, recreada por unos afilados pinchos capaces de destrozar o unir los cuerpos. 
SplinterSplinter
Pero toda esa perfecta combinación de buenas intenciones, no consiguen ocultar la deficiencia argumental y el único propósito de lucimiento del film, que se limita a un entramado que utiliza apenas 4 personajes para desarrollar la historia, quienes no poseen nada interesante que contar, a pesar de que se quiera mostrar algo de humanidad en el malo de la película, haciéndolo más humano y menos peligroso que quien les ataca. Unos personajes nada profundos con los que solo observaremos como se las arreglan por sobrevivir, cuando se vean reducidos en el interior de una gasolinera por el ataque de la extraña mutación, que intentará entrar de todas las maneras.
SplinterSplinter
En éstas secuencias encontraremos un poco de todo, que es básicamente lo que ofrece el film. Por un lado, buenos momentos en los que la terrible amenaza pone los pelos de punta, sobretodo cuando posee a sus víctimas, dominando los desgarrados cuerpos a su antojo. Una de las escenas más destacables en este aspecto es cuando el parásito entra en el cuerpo de una chica que se halla fuera de la gasolinera, emprendiendo terribles e interminables golpes de cabeza que llenan de sangre los cristales. Otra secuencia que merece mención especial, es la del cuerpo de una policía que anteriormente ha sido partido en dos por el parásito, vemos como va uniéndose de nuevo gracias a los pinchos del extraño ser. Pero también hay lugar para los malos momentos, como el ataque de una mano cortada que se abalanza contra un chico que se protege con una silla, o la escena en la que el chico ha de cortar el brazo de otro para evitar que el parásito se extiende por todo el cuerpo, algo que sorprende dada la facilidad con la que lo hace, a pesar de utilizar un simple cuchillo de cocina, mientras el otro tampoco se queja demasiado.

En definitiva, un film que solo ofrece algo destacable en los momentos protagonizados por el extraño parásito, que logran despertar una cinta diseñada como un letal somnífero, que además, deja un final abierto para posibles secuelas.
SplinterSplinter
SplinterSplinter

SplinterSplinter

trailer

Imagen de previsualización de YouTube

Sobre David Solé

David Solé

Comentar