Zatoichi nos cuenta la tipica historia de buenos y malos, en la que un justiciero aparentemente invalido e incapaz acaba con las injusticias del pueblo y arregla la vida de los pobres habitantes. Aparentemente, esto no dice mucho del film y relegaria el argumento a un segundo plano, destacando unicamente las escenas de lucha con katanas.

Pero Kitano nos demuestra con Zatoichi que no solo es un buen actor, sino que ademas es un excepcional director, consiguiendo transformar una historia tan trivial en una magnifica maravilla del celuloide. Buena prueba de ello son los numerosos premios que se ha llevado este film a su llegada a Europa, llevandose el premio de la critica en Cannes, mejor dirección en el festival de Venecia, o a la mejor película en el Festival de Cine Fantástico de Sitges 2003.

Y es que son los pequeños detalles los que elevan a otro nivel al film de Takeshi, como por ejemplo el que los campesinos trabajen el campo poniendo el ritmo a la banda sonora de la película. A esta mezcla de comicidad y musical (destacando el sensacional numero musical del final) se le une un gran trabajo en las coreografias de las batallas espada en mano, y gran cantidad de hemoglobina sin ningun tipo de reparo en salpicar la pantalla.

En definitiva, Kitano intentando reponerse del poco éxito de su anterior film, Dolls, ha conseguido dar a luz una verdadera maravilla disfrazada de 126 minutos de diversión, que hara que si no lo haces ya, adores el cine de samurais. Excelente!!

La Frase: “… incluso con los ojos abiertos, no veo nada…”

Imagen de previsualización de YouTube

Etiquetas: ,