HIKIKOMORIS Jóvenes en aislamiento.

Estos jóvenes hikikomoris ven estos problemas como insalvables y es cuando deciden por sí mismos, voluntariamente, aislarse del mundo creyendo de que la falta de relaciones sociales les hará, por lo menos, menos infelices. Los hikikomoris, normalmente, no abandonan la casa de los padres pero sí que se encierran en su habitación y pueden pasar meses incluso años, sin salir de esta. Normalmente este aislamiento les sucede a más cantidad de varones que de mujeres y más en un status medio-alto o alto, en dónde tienen casas con habitación propia, cosa lujosa en Japón.

Síntomas del Hikikomori

Muchas personas padecen agorafobia (miedo o fobia a salir al exterior) pero el hikikomori lo hikikomorilleva al extremo más absoluto ya que se aísla completamente de la sociedad y del mundo exterior. Todo les parece una presión. Pueden encerrarse, como hemos comentado antes, en una habitación y estarse allí por periodos de tiempo de hasta años. Son personas que se vuelven solitarias, pierden todo contacto con la gente, no tienen amigos y ni siquiera quieren saber nada de sus padres aún y estando encerrados en una habitación de casa de ellos. La mayoría duermen todo el día y de noche ven la tele o juegan a videojuegos. En Japón los llaman “Solteros parásito”, que son aquellos que viven de sopas instantáneas en casa de sus padres con toda comodidad. Aunque la realidad es otra totalmente, ya que para los hikikomoris no es ninguna comodidad el estar en este estado tan extremo.

El hikikomori comienza de forma gradual, al principio se encuentra triste, comienza a perder sus amistades, se vuelve inseguro, tímido y cada vez se encierra más en sí mismo y habla menos. Puede que sean objeto de burla en la escuela, lo cual es el detonante para su total aislamiento. Este total aislamiento no es del todo cierto ya que puede que mantengan contacto con el exterior por medio del ordenador aunque sí es cierto que un gran número de hikikomoris se cierran incluso a esto y pueden permanecer horas y horas en la misma postura viviendo de su imaginación y con la mirada en un punto fijo.

hikikomoriEste fenómeno se ha repetido de manera muy parecida en Corea, en dónde los jóvenes estudiantes se enfrentan cada día a 18-20 horas de estudio, con un descanso de 10 minutos para comer. Las familias invierten un gran porcentaje de sus ingresos para pagar una educación privada y por eso no esperan solamente unas buenas notas, sino las mejores. Desde hace 2 años en Seúl, se van produciendo manifestaciones contra estos sistemas de estudio. Los estudiantes tienen que ir con las caras tapadas para no ser reconocidos ni por familiares ni por las escuelas por miedo a represalias y ellos solamente reivindican su derecho a vivir como adolescentes y a poder tener una vida social normal.


Los padres

En la cultura japonesa, tener un hikikomori en la familia es considerado un gran problema de honor, de no saber educar al hijo y normalmente es vergonzoso por eso suelen guardarlo comohikikomori un secreto, de ahí que muchos padres tarden mucho en buscarle una solución a su hijo y buscar un psicólogo. Tanto los colegios como los asistentes sociales no se involucran demasiado en el tema, ya que es una situación familiar interna.

La educación de los hijos en Japón corre a cargo de las madres, por lo tanto los padres normalmente suelen dejar todo el problema a las mujeres. Las madres se sienten sobre protectoras hacia sus hijos y esto agrava el problema.

Al principio de la enfermedad, se creen que es una fase que el joven ha de pasar y superar y esperan a que salga a la sociedad por su propio pie. Normalmente nunca fuerzan al niño a que salga al mundo exterior, prefieren esperar a ver que pasa y cuando se dan cuenta del grave problema ya la enfermedad está muy avanzada.

En Occidente nos hemos enterado de este problema porque muchos padres deciden enviar a su hijo al extranjero, pensando que el cambio de situación los pueda ayudar, pero en realidad lo que hacen es pasarle el problema a otro. Y es así como nosotros hemos conocido a los Hikikomoris.


Efectos mentales en el hikikomori

Las personas con un aislamiento prolongado y una falta de contacto social, tienen una gran cantidad de problemas mentales ya que pierden todas las habilidades y los referentes sociales y morales de la sociedad, necesarios para vivir en ella. Los hikikomoris que no se aíslan del todo, es decir, que juegan al ordenador o ven la tele, convierten esto en una referencia, pero igualmente pierden muchas facultades importantes sobretodo en la etapa en la que están de su vida.

hikikomoriCuando un hikikomori regresa a la sociedad (normalmente es al cabo de unos años, por todo el problema cultural anteriormente explicado), tiene que afrontar varios problemas, ya que ha perdido años de estudio y muchas de sus habilidades. Esto hace que su reinserción en la sociedad sea muy difícil con el agravante de que temen que descubran su pasado ya que es una vergü enza, por lo tanto su actitud frente a la gente cambia radicalmente y pasa de haber sido tímido, callado…. a ser una persona vacilona y con actitud chulesca. Pueden llegar a tener un comportamiento delictivo y violento. En casos muy extremos pueden atacar a los padres. Como ejemplo podemos decir que un hikikomori de 17 años, en el 2000, secuestró un autobús y mató a un pasajero. Otro secuestró a una joven y la mantuvo encerrada durante 9 años. Otro mató a 4 jóvenes recreando una escena de un cómic porno-gore (manga hentai guro).

Evidentemente no todos los jóvenes hikikomoris que se han reinsertado en la sociedad son así pero es muy difícil poder decir cifras exactas sobre los diferentes casos, ya que las familias no hablan del problema.

Tratamiento

El tratamiento es muy complicado ya que tenemos varias versiones de cómo tratar a un hikikomori, sobretodo desde que el problema ha llegado a occidente.

Los japoneses sugieren esperar hasta que el joven hikikomori se reincorpore a la sociedad por su propia voluntad. En cambio los occidentales dicen que es mejor forzarlos a salir.

En definitiva, lo que está claro es que tiene que haber una ayuda psicológica y psiquiátrica. Existen clínicas y médicos especializados en el problema hikikomori, pero a causa de la cultura, del miedo, de la vergüenza…. los padres de estos jóvenes se sienten solos y sin apoyo alguno.

hikikomorihikikomori

Occidente

Aquí también padecemos este tipo de problema, quizás no tan extremo que el fenómeno japonés pero muchos jóvenes, y a veces, no tan jóvenes, sienten mucha presión social, ser objeto de burla… y por lo tanto desarrollan un comportamiento parecido de odio, violencia y agresión.


SOLTEROS PARÁSITO

Éste es un término japonés para definir a la gente que vive con sus padres hasta cerca de los 30 años. Se cree que lo hacen para poder disfrutar de unos cuidados y una vida confortable que por sí mismo no serían capaces.

Esta expresión es muy utilizada en la cultura japonesa aunque en Italia o España también la podemos oír.

Origen

El profesor Masahiro Yamada de la Tokio Gakugei University y en su libro “La era de los solteros parásitos” 1999, fue quien usó por primera vez esta expresión que se ha hecho tan popular y tan acuñada en la cultura japonesa. El profesor Yamada, se refería a las parejas casadas que viven con uno o ambos padres, lo cual derivó en la expresión “pareja parásita”, pero esta expresión es menos conocida ya que no es una forma común de vida en Japón.

hikikomori

Situación

Se calcula que en 1995, en Japón habían 10 millones de solteros parásitos, de los cuales un 60% eran hombres y un 80% mujeres entre 20 y 34 años viviendo con sus padres.

hikikomoriAlgunos jóvenes ayudan en el hogar o pagan una parte de la renta, pero la mayoría no lo hacen, incluso, a parte de tener hospedaje gratuito, reciben dinero de sus padres, algunos lo ahorran pero otros lo gastan en lujos. Por eso muchos jóvenes no desean dejar el hogar familiar hasta contraer matrimonio.

Los padres normalmente disfrutan viviendo con sus hijos, les ofrecen protección a cambio de su compañía. Y muchos lo ven como una inversión para su futuro, la vejez, ya que consideran que los jóvenes se verán obligados a cuidarlos, porque es una tradición japonesa que los jóvenes cuiden de los padres ancianos.

 

Causas

La causa principal es la económica a parte de que si los jóvenes se establecen por su cuenta han de limpiar y cocinar por si mismos y acarrear con los gastos de un hogar. La gran mayoría de la población japonesa está concentrada en las ciudades, así que todo el empleo y las opciones de entretenimiento están más al alcance de los jóvenes si viven en la casa familiar ya que si se establecen por su cuenta, vivir en la ciudad les saldría muy caro y trabajo extra.

Estas causas son para los jóvenes que quieren vivir cómodamente pero aquí también están los hikikomoris, que se aíslan de toda la sociedad, pero esto es ya la enfermedad anteriormente comentada.

Efectos

Algunos de los efectos de los solteros parásito, es la subida del promedio de edad para el matrimonio, las mujeres tienen hijos más tarde y, a causa de la edad, tienen menos número de hijos.

Muchos de los solteros parásito tienen carreras y trabajos con ingresos importantes pero no gastan sus ganancias en bienes duraderos (piso, muebles, electrodomésticos…) si no que lo hacen en bienes de lujo y caprichos, sobretodo ahora que se ha puesto de moda en Japón las marcas Gucci, Prada….

También hay que decir que el coste de la vivienda ha disminuido como consecuencia del aumento de personas en el hogar, por lo tanto no es lo mismo pagar una vivienda entre 5-6 personas que para un solo joven.

hikikomorihikikomori

Controversia

Los solteros parásito son acusados de un gran número de los problemas de Japón, como por ejemplo el gran bajón de la tasa de nacimientos y el incremento del crimen.

El profesor Masahiro Yamada, sostiene que las mujeres son prácticamente las culpables, aunque por suerte, mucha más gente opina que los adultos jóvenes no les queda otra opción que convertirse en solteros parásito dada la difícil situación económica, teniendo que elegir entre carrera y familia.


Fóbia Social

La fobia social o ansiedad social es un trastorno psicológico. Como en cualquier fobia, el hikikomoritrastorno se centra en el miedo, en mayor o menor medida, frente a diferentes tipos de situaciones, de las cuales podemos nombrar: encuentros inesperados con conocidos, familiares, amigos…; reuniones sociales y mantener fija la mirada con alguien. Para considerarse fobia, el problema suele ser grave.

La persona que padece este tipo de situaciones se sienten inseguros, incómodos y con sensaciones de que pueden estar hablando de él (paranoia).

Esta fobia suele aparecer después de la adolescencia y es muy común, por eso no hay que considerarlo como algo extraño. Hay que aceptarlo abiertamente para poder comenzar a superarlo, sentirse comprendido y así disminuir la angustia.

La intensa ansiedad y angustia que sienten los jóvenes en la sociedad, es muy importante para los que les importa pertenecer a un grupo, para las relaciones de pareja y las laborales. Muchos jóvenes en un intento inútil de aliviar sus síntomas usan el alcohol, ansiolíticos y demás tóxicos desinhibidores.

hikikomori


Quienes padecen del Trastorno de Ansiedad Social o Fobia Social, tienen un exagerado temor a ser objeto de juicios negativos por parte de otros miembros de la sociedad, por eso evitan las actividades de orden social, ya que cuando se exponen, sufren una gran tensión, palpitaciones, temblores…. Una actividad social puede ser una fiesta o una reunión de trabajo….

Casi un 40% de las personas con Ansiedad Social presentan un abuso de sustancias y teniendo en cuenta de que la gran mayoría son persona jóvenes, hay un gran alto grado de desarrollar una adicción.

 

Tratamiento

La Fobia Social tiene como tratamiento el psicofarmacológico y el psicológico, que es una parte muy importante también.

hikikomori

 

Película relacionada: Loner (2008).

 

 

Deja un comentario