Crítica. Holy Motors (Léos Carax, 2012)

El polémico filme del cineasta francés Léos Carax (director, guionista e incluso actor de reparto con una pequeña y breve contribución secundaria), Holy Motors, aterriza en tierras españolas tras su presentación en el Festival de Cannes 2012 (donde fue abucheada por la inmensa mayoría de los asistentes) y su respectiva posterior proyección en el Sitges Film Festival 2012 (certamen en el que logró una acogida mucho más celebrada y de hecho terminó por alzarse con el Premio a la Mejor Película) para brindar al público la posibilidad de juzgar por sí mismo la calidad de su nueva obra, pues ésta resulta tan extraña, absurda y difícil de entender en su conjunto que de ningún otro modo puede comprobarse si la misma es del personal agrado o no del individuo (la subjetividad cobra especial importancia en esta ocasión), siendo no obstante indiscutible la apasionante reinvención del concepto de cine que supone; tildada (justificadamente) de rara u horrible por algunos expertos y de sublime u obra maestra por otros, lo cierto es que la fascinación que genera el único actor realmente acaparador de la cinta, Denis Lavan (amén de las fugaces apariciones de la actriz Eva Mendes y de la popular cantante australiana Kilie Minogue, así como de la siempre presente Edith Scob) es apoteósica, interpretando a varios personajes (los mismos por los que transita durante una jornada laboral en París el hombre al que da vida, justificándose dichos cambios por el trabajo de éste, consistente en transformarse en todos y no ser ninguno de ellos para un propósito profesional que en ningún momento se explica) magistralmente, irreprochabilidad que se aplica también a la calidad audiovisual de la que hace gala el metraje, al que la constante y retorcida variación conceptual y la inconexión situacional hacen que apenas se pueda simpatizar con el mismo, pues las metamorfosis que padece son tan frecuentes como repentinas, originando personalidades totalmente diferentes sin guardar relación alguna (cuanto menos aparentemente). (Leer crítica completa…)

Deja una respuesta